Yoga para los dolores de espalda

Muchos son los especialistas que no dudan en indicar que, actualmente, muchas de las terapias existentes no son suficientes para aliviar los temidos dolores de espalda.

posturas-yoga-dolores-de-espalda

No obstante, y aunque sean muchos los médicos que aseguren que la dolencia en sí no es grave, la mayoría de ellos no son capaces de encontrar alivio al paciente.

Por este motivo, cada vez son más las personas que se acercan a las medicinas alternativas para aliviar su dolor de espalda, puesto que terapias alternativas como la osteopatía han mostrado tener beneficios en este sentido.

Sin embargo, ciertos estiramientos y posturas del yoga pueden también ser positivos para la espalda, ayudando precisamente a encontrar un alivio tanto natural como alternativo a los dolores de espalda.

Posturas de yoga para los dolores de espalda

Las siguientes posturas de yoga son ideales para mejorar dolencias de cuello, espalda, dorsales y hombros. Por este motivo, casi podemos decir que vienen a ser posturas de yoga para dolores de espalda.

  • El bastón
    Se trata de una postura en la que debes sentarte en el suelo, de manera que tus piernas y tu espalda formen un ángulo de 90º. Eso sí, las piernas deben estar estiradas y juntas hacia el frente, mientras que los dedos de los pies deben mirar hacia el techo.
    Echa los brazos hacia atrás, apoyando los dedos de las manos en el suelo, justamente por detrás de los glúteos.
    En este momento, coge aire, presionando con los dedos en el suelo y levantando un poco los glúteos, de forma que –luego- presiones un poco con las piernas en el suelo y aguantes unos segundos.
  • La montaña
    Es una postura muy especial, ya que consiste en que, de pie, y con las piernas abiertas a la anchura de las caderas, sientas el contacto de los talones con el suelo.
    Ponte de puntillas lentamente, procurando que los brazos y los hombros se encuentren relajados, a la vez que con los dedos de las manos apuntas hacia el suelo.
    Debes tener en cuenta que es importante que repartas el peso del cuerpo entre ambos pies. No olvides respirar lentamente de cinco a diez veces mientras mantienes la postura unos segundos.
  • Círculos sufíes
    Es una postura muy sencilla, ya que tan sólo tienes que sentarte con las piernas cruzadas y apoyar las manos sobre tus rodillas. En este punto, mueve el tronco haciendo círculos suavemente.

2 comentarios a este artículo

Hacer un comentario