Baños termales, Fitoterapia, Medicina alternativa, Plantas medicinales, Remedios naturales, Salud, Terapias naturales, Varios

Remedios caseros y naturales para las varices

Las varices son las venas dilatadas que se ven claramente por debajo de la iel, las cuales generalmente están azuladas y, a menudo, tienen el grosor de un dedo aproximadamente.

varices-remedios-caseros-remedios-naturales

Principalmente, se dan sobretodo en las piernas, aunque los dolores y los escozores producidas por las mismas pueden extenderse hasta los pies.

La causa de las varices viene a ser una obstrucción de la sangre en las venas superficiales, motivo por el cual los coágulos de sangre hacen que las paredes de las venas se dilaten.

Entre las diferentes causas de las varices, nos encontramos con que los trastornos metabólicos, la ropa ceñida, el exceso de peso o estar mucho tiempo de pie favorecen la aparición de varices.

Aunque por regla general, el origen se encuentra en una debilidad hereditaria del tejido conjuntivo.

En cualquier caso, existen una interesantísima serie de remedios caseros para las varices que pueden resultar muy útiles.

Remedios caseros y naturales para las varices

  • Poner los pies en alto siempre que sea posible es algo muy recomendado para aquellas personas que tengan varices.
  • Los masajes, lavados de abdomen, los paseos y la gimnasia por regla general suelen resultar útiles en su tratamiento.
  • Igulamente es aconsejable utilizar vendas elásticas o medias especiales, y procurar siempre hacer bien la digestión y consumir alimentos crudos.
  • Los apósitos de ortiga muerta en la pantorrilla son una buena ayuda contra aquellas varices que sean dolorosas. Escalda cuatro cucharadita de ortiga muerta en medio litro de agua, dejándola en reposo durante medio minuto. A continuación humedece el paño que vayas a utilizar con este extracto, y colócalos en forma de apósitos calientes en las pantorrillas.
  • Un baño de asiento de hojas de consulda fresca pueden ayudar mucho. En este caso, pon en remojo 250 gramos de hojas de consuelda secas o frescas en un cubo con cinco litros de agua fría durante doce horas. Calienta luego la mezcla, cuélala y añádelo todo al agua del baño, cuya duración será de 20 minutos. Finalmente deberá envolverse en un albornoz y sudar durante una hora.
  • El ungüento de agrimonia puede aplicarse directamente sobre aquellas pantorrillas marcadas por las varices. En este punto, calienta 250 gramos de manteca de cerdo pura, y luego agrega dos puñados colmados de flores, hojas y tallos de agromonia. Déjalo espumar todo una vez, remuévelo y retíralo del fuego. Tápalo y déjalo enfriar toda la noche.
    Al día siguiente se vuelve a calentar todo ligeramente, y por un último pasar el contenido por un paño limpio para exprimir los restos de la mezcla.

Previous ArticleNext Article