Otro de estos benéficos hallazgos que hemos venido mencionando para ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida es la Máquina de curar, inventada y desarrollada por un científico brasileño.

Es una habitación cerrada, el piso y la parte inferior de las paredes, hasta la altura de un metro, son de piedra y representan al reino mineral. La superior está totalmente revestida de cobre y simboliza el reino metafísico, mientras que el segmento central del techo termina en forma de pirámide, con los ángulos exactamente iguales a los de la Gran Pirámide de Keops.

En el centro hay una cama, donde el paciente se instala para recibir ondas magnéticas, sonoras y luminosas; un sin fin de variadas frecuencias que lo envuelven en un fantástico y poderoso campo energético. Pero, para entender el funcionamiento de esta increíble cámara de relajación debemos referirnos a la psicotrónica.

Esta palabra siqnifica:”vehículo del poder de la mente‘ y define la manipulación de sutiles energías a través de la mente con instrumentos muy sensibles. La principal característica de esta máquina, es trabajar con un conjunto de bajas vibraciones que están más allá del espectro electromagnético y son activadas por una determinada onda y color.

La psicotrónica trabaja con frecuencias que están dentro del espectro de colores que nuestros ojos no pueden ver y que conectan a la mente con sistemas de inteligencia existentes en cualquier parte del Universo, sin importar espacio, tiempo o distancia. 

Las ondas sonoras, luminosas y magnéticas que genera la máquina tienen el poder de crear un potente campo energético mediante el cual la mente del médico se comunica con la del paciente a quien va induciendo a relajarse o a su curación.

El vehículo que transporta esas ondas esta formado por unas lámparas colocadas estratégicamente en el interior de la cámara, las que por medio de descargas discontinuas provocan una presión en el campo electromagnético y mandan la información a la mente del paciente, quien las transmite al resto de su cuerpo, logrando una perfecta armonización de sus energías.

Para que un individuo pueda re-equilibrarse, es preciso elevar su estado de conciencia. La cámara psicotrónica trabaja sobre los niveles de conciencia del paciente para que este pueda realizar su propia cura por medio del auto-conocimiento, creando una respuesta en la inteligencia natural del cuerpo, que se cura a sí mismo.

Por ejemplo, cuando una persona padece cáncer, el circuito electrónico de las células se desequilibra. Una correcta orden cerebral enviada a ese grupo de células, repara la interferencia y evita que éstas sigan produciéndose alocadamente.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS:

Hacer un comentario