Trucos de Feng Shui en casa

Tal y como te explicamos en su momento, la palabra feng shui viene literalmente a significar viento y agua. Como de buen seguro sabrás, se trata de una técnica natural y alternativa que promete un modo de disponer nuestro espacio que signifique y ayude en la buena fortuna de nosotros mismos, de nuestra propia familia, e incluso en el trabajo (en caso de que también sea practica allí).

Se trata de una práctica que cuenta con más de 4.000 años de existencia, y desde su creación, sus técnicas y filosofía han sido mejoradas con el paso de los años.

Aunque su práctica puede a veces hacerse difícil ya que se requiere de un estudio concienzudo del lugar y, sobretodo, contar con una buena preparación, existen una serie de trucos de Feng Shui que te ayudarán a practicarla en casa.

Trucos de Feng Shui en casa

En lo que se refiere a los trucos de feng shui en casa, es aconsejable seguir los siguientes consejos básicos:

El dormitorio es el lugar donde descansamos y nos relajamos. Por ello, lo recomendable es utilizar colores pálidos en las paredes, y a ser posible en el resto de la habitación. La cama debe estar orientada hacia al norte con el cabezal sobre una pared maestra. Estas recomendaciones se pueden aplicar a todos los dormitorios de la casa, incluso en la de los más pequeños.

trucos-feng-shui-en-casa

En la cocina, lo recomendable es que la parte central de la misma esté libre, para que la energía fluya sin problemas y de forma totalmente libre. Se pueden utilizar colores tales como el blanco, amarillo, terrosos u ocres.

En caso de que en casa tengas una habitación donde estudiar o trabajar, tipo oficina, lo recomendable es que las paredes tengan colores en tonalidades naranjas o amarillas (ideales precisamente porque ayudan a la concentración y animan a trabajar). La mesa debe ser colocada en un lugar desde el que puedas ver toda la habitación. Siempre es útil colocar una planta, ya que absorbe las malas energías y anima el despacho.

En el salón, las paredes pueden ser pintadas con colores claros, y es sumamente ideal optar por lámparas de mesa o de pie (no es recomendable las lámparas de techo).

En el baño, seguramente habrás escuchado en algún momento que la tapa del inodoro debe permanecer cerrada para mantener la energía. Lo mismo debe ocurrir con todas las puertas del baño en sí (baño y muebles). Puedes optar en las paredes por colores como azules claros o colores cremas.

Además, es recomendable que en los pasillos no haya nada que pueda obstruir el paso de energía.

6 comentarios a este artículo
  1. Me ha gustado el del despacho o zona de estudio, por lo visto estoy al revés, la única planta que tengo es artificial y mi escritorio esta dándole la espalda a todo excepto a una ventana que da a otra pared.

    jajaja

Hacer un comentario