Fitoterapia, Plantas medicinales

Tipos y variedades de té

Existen diferentes tipos de té cuyas variedades se diferencian no solo en su sabor o aroma, sino también en sus propiedades medicinales más importantes. Descubre los más consumidos: té verde, té blanco, té rojo, té negro, té azul y té amarillo.

El es, junto con el café, una de las bebidas naturales más consumidas en prácticamente todo el mundo. Con una diferencia: además de aportar un mayor número de propiedades, no produce dependencia (conoce más sobre la dependencia a la cafeína).

Variedad de tés

Se trata de una bebida natural que, como veremos brevemente en las líneas siguientes, aportan un buen número de virtudes. Por este motivo, se entiende que sea un líquido tan solicitado en todo el mundo, y sea muy consumido desde hace milenios en países como China o Japón.

No obstante, tanto su sabor como su aroma e incluso sus virtudes medicinales dependen en gran medida de la variedad de té que sea, dado que existen diferentes tipos de té.

Tipos y variedades de té

Té verde

El té verde es un té que se obtiene poniéndolo a secar, con lo que se consigue eliminar la humedad de la hoja, inhibiéndose con ello su fermentación.

Junto con el té blanco, es una de las variedades de tés más consumidos en países como Japón o China.

Destaca por contener muy poca teína (apenas de 8 a 15 mg. por taza), y es muy rico en antioxidantes.

Existen diferentes variedades de té verde: bancha, genmaicha, gunpowder, kokeicha, kukicha, matcha y sencha.

Puedes leer más sobre las diferentes propiedades del té verde.

Té blanco

Es otro de los tipos de té más consumidos junto con el té verde. En esta ocasión, el té blanco se caracteriza sobretodo por su gran cultivo en un país con una extraordinaria tradición en este té, como es China.

Se diferencia del anterior en que sus hojas están ligeramente fermentadas, y su infusión tiende a poseer un color muchísimo más pálido.

Sus brotes se recogen solo durante dos días en primavera, y es común que sean consechados a mano.

Tiene un sabor y un aroma mucho más suave, y destaca por ser el té con un mayor contenido en antioxidantes, muchísimo más potente que el té verde.

Conoce más sobre las propiedades del té blanco.

Té rojo

Como no podría ser menos, el té rojo se convierte en uno de los tés más conocidos en dietas de adelgazamiento, por sus virtudes para ayudar a quemar las grasas, y por tanto a adelgazar.

Se trata de una variedad que solo crece en la región del Yunnan, motivo por el cual es conocido con el nombre de Pu-erh.

Se obtiene a partir del té verde húmedo, el cual es fermentado con el fin de oscurecerlo.

Lee más sobre las propiedades del té rojo.

Té negro

Es habitual que el té negro sea una de las variedades más conocidas para su consumo con leche. Aunque es preciso tener en cuenta que las proteínas de la leche tienden a eliminar prácticamente por completo sus virtudes medicinales más importantes.

A diferencia de los otros tés, el té negro se obtiene luego de un proceso de oxidación, dado que sus hojas –recién recolectadas- son extendidas en habitaciones húmeras para que fermenten. Un proceso que generalmente se prolonga de tres a cinco horas, dependiendo de la variedad.

Tiene un sabor y un aroma algo más fuerte que el resto de tés, y posee más cafeína que el té verde.

Existen cuatro variedades de té negro: assam, ceilán, darjeeling y earl grey.

Descubre las propiedades del té negro.

Té Oolong o azul

Es quizá uno de los tés menos conocidos. No obstante, el té azul (conocido también con el nombre de té oolong) es también bastante consumido en Japón o en China.

Es un té semifermentado, lo que significa que en lugar de completarse la oxidación, a las dos horas de comenzar a fermentar el proceso se detiene.

Té amarillo

Es otra variedad de té, pero mucho menos conocida. A diferencia de los demás, sus hojas se dejan madurar, en lugar de que fermenten.

Es un tipo de té muy difícil de conseguir.

Imagen | Dano

Previous ArticleNext Article