Té verde japonés: tipos y variedades

El es una de esas bebidas maravillosas, que aunque a día de hoy es una de las más consumidas del mundo (junto con el café), ya era tomada por los antiguos emperadores en China hacia el año 250 a.C., momento en el que se tiene constancia que se servía agua hervida con hojas de la planta del té, conocida científicamente con el nombre de Camellia Sinensis. En aquellos momentos, y posteriormente, era consumido como tónico medicinal, desarrollándose auténticas tradiciones y rituales (como es el caso de la popular Ceremonia del Té). Aunque en la actualidad existe una auténtica cultura del té.

Además de China, Japón es otro de los países con una grandísima tradición del té. Se sabe que el té fue introducido en este país durante el siglo IX por los monjes budistas chinos. Se hizo muy popular desde prácticamente los primeros momentos, y se empezó a cultivar de manera local.

Hacia el siglo XII se introdujo una nueva forma de té, de nombre Matcha, y que tenía una interesantísima peculiaridad: se obtiene de la misma planta que el té negro, y se presenta en forma molida, sin fermentar. Poco a poco fue ganando en popularidad, y hacia el siglo XIII los samurái comenzaron a prepararlo y beberlo, construyéndose los pilares de la Ceremonia del Té japonesa.

LEER MÁS»