Té de menta verde No hay duda que si existe una bebida que, a lo largo y ancho del mundo, es sumamente consumida por millones de personas cada día, ese es el té verde, un líquido casi divino que destaca porque cuenta con una gran cantidad de propiedades y beneficios para la salud.

Se trata, de hecho, de uno de los tés más consumidos entre las diferentes variedades de té que existen, entre los que –por ejemplo- igualmente destacan el té rojo y el té blanco.

Es habitual, en países como Marruecos, encontrarnos con una bebida muy aromática: el té verde con hierbabuena. Pero si existe otra opción alternativa igualmente saludable, esa es el té verde con menta.

Cómo elaborar té verde con menta

Para elaborar té verde con menta, tan sólo necesitas un puñadito de té verde seco (habitualmente con una cucharada por taza de agua hervida basta), y dos hojitas de menta.

En lo que tiene que ver con su propia preparación en sí, debes poner el agua a hervir, y justamente en el instante en que comience a “romper”, añadir la cucharada de té verde. Dejar hirviendo dos minutos, para luego retirar del fuego y dejarlo reposar otro minuto más.

Propiedades del té verde con menta

El té verde es sumamente útil a la hora de bajar los triglicéridos altos, a la par que ayuda positivamente a depurar el hígado y a eliminar la grasa que se ha ido acumulando en este órgano.

También es útil para prevenir el cáncer por su contenido en antioxidantes, a la vez que es capaz de regular los niveles de azúcar en sangre.

En lo que se refiere a la menta en sí, posee un efecto refrescante sobre las mucosas, a la par que es antiséptico y antipruriginosa.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS:
1 comentario a este artículo

Hacer un comentario