Medicina alternativa, Salud, Tai Chi, Terapias naturales, Varios

Tai chi: historia y práctica

taichi El Tai chi es un arte marcial que, desde hace ya algunos años, se ha ido difundiendo poco a poco en Occidente, gracias principalmente a la proliferación de centros y escuelas especializadas en este auténtico arte oriental.

A diferencia de otros tipos de artes marciales, el tai chi se caracteriza en que no se basa en la fuerza externa, ni mucho menos es un arte marcial que pueda ser violenta.

De hecho, se caracteriza por la realización de movimientos suaves del tai chi, los cuales tienen un valor claramente terapéutico, que ayuda a relajar y a encontrar el equilibrio.

Historia del tai chi

Los orígenes del taichi pasa por las técnicas de lucha en que se basa, las cuales se remontan a más de 1.500 años de antigüedad.

Poco a poco se fue especializándose su práctica, y luego, a finales del siglo XIX, se fue difundiendo por todo Occidente. No en vano, fue en este tiempo cuando, gracias a su conexión con los principios de la Medicina Tradicional China, empezó a tomar cierta relevancia por su valor revitalizante y terapéutico.

El tai chi tiene su origen en el qi gong, sobre cuyos beneficios del chi kung ya te hablamos en un anterior artículo.

La práctica del tai chi

La práctica del tai chi se caracteriza por el seguimiento de una serie de movimientos suaves, los cuales, además de ganar en confianza y en disciplina, ayuda a relajar el cuerpo y la mente.

De hecho, el tai chi viene a ser conocido como la “meditación en movimiento”, precisamente por esta cuestión.

Aunque los movimientos se suelen practicar generalmente con el cuerpo (con el movimiento de piernas y brazos principalmente), también se puede utilizar el abanico, la espada o el sable, atendiendo a algunas “armas” taoístas.

Previous ArticleNext Article