Tradiciones y costumbres populares

Síntomas del mal de ojo en bebés y recién nacidos

¿Cuáles son los síntomas y efectos causados por el mal de ojo en los recién nacidos y bebés? Descubre cómo son para poder identificarlo.

Podemos considerar al mal de ojo como una fuerte energía negativa, que una determinada persona a otra envía de forma intencionada con el objetivo de hacerle daño, ya sea porque la odia o la envidia. Eso sí, según la creencia popular, debemos tener en cuenta que este mal de ojo no siempre es voluntario o consciente, de manera que la persona tiene tantísima capacidad para echar mal de ojo que lo hace involuntario, y sin ningún tipo de maldad.

Desde un punto de vista de la tradición más popular, se cuenta que el mal de ojo es producto o efecto de la envidia –en aspectos negativos- o bien de la propia admiración que siente la persona hacia la otra –en aspectos más positivos-. Y se trata de una condición que puede ser física, mental y emocional, causada por la mirada de una persona que muchos consideran como ‘poderosa’.

Sintomas mal de ojo

Saber cuáles son los síntomas del mal de ojo es sumamente útil si pensamos que sufrimos de mal de ojo, o si creemos que a una determinada persona le han echado mal de ojo.

Cuáles son los síntomas del mal de ojo en un bebé o recién nacido

Debemos tener en cuenta que los síntomas del mal de ojo pueden variar de una persona a otra, a la vez que también pueden variar en función de si se trata de un mal de ojo echado a un bebé o a un niño pequeño, que a una persona mucho más adulta.

La creencia popular dice que tanto los bebés como los niños pequeños son más vulnerables al mal de ojo. De hecho, seguramente recordarás cómo tu abuela o tu mamá hablaba sobre el mal de ojo echado a un recién nacido o a un bebé… En estas pequeñas personitas, los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Llanto descontrolado, sin causa aparente (es decir, el bebé no presenta cólicos ni reflujo que puedan causarle ese llanto desconsolado).
  • Sueño alterado (al bebé le cuesta quedarse dormido, se duerme y se despierta rápidamente, o se despierta continuamente).
  • Pérdida del apetito.
  • Alergias en la piel.
  • Diarrea.
  • Vómitos continuos y bastante frecuentes.

Como vemos, es cierto que nos encontramos ante síntomas muy generales y comunes, de manera que en todo momento se debe descartar la presencia de cualquier tipo de condición física, trastorno o enfermedad que los cause. No obstante, como manifiestan quienes trabajan con este tipo de energías, suele ser sencillo saber si un recién nacido o bebé tiene mal de ojo.

Si quieres aprender más sobre el mal de ojo te animamos a leer la nota Rezo para el mal de ojo.

Imagen | Upsilon Andromedae

Previous ArticleNext Article