Remedios naturales, Salud, Varios

Remedios caseros y naturales para las heridas

Hay veces que incluso en nuestra propia casa podemos sufrir accidentes, de tal manera que aparecen en nuestro cuerpo una serie de heridas que deberemos cuidar convenientemente, dependiendo del tipo de herida que a fin de cuentas nos hayamos hecho.

remedios-caseros-heridas

Un tropezón, resbalarnos, cortarnos… muchos son los accidentes que podemos sufrir en el hogar, motivo por el cual tener especial cuidado, pero sobretodo conocer cómo proceder puede ser algo primordial en estos casos.

Precisamente por esta cuestión, hemos decidido recoger a continuación una interesantísima serie de tres remedios caseros para las heridas; eso sí, para aquellas heridas caseras que nos hacemos en el hogar y que, en cierto sentido, no revierten ningún tipo de gravedad.

Remedios caseros para las heridas

  • Remedio para los cortes
    Aplicar arcilla blanca en polvo en los cortes que nos hayamos hecho puede ayudarnos mucho no sólo a parar el sangrado, sino a proteger la piel, ya que además de tener una propiedad secante, actúa incluso como una “piel provisional”.
  • Remedio para los golpes
    Si no puedes evitar tropezarte y golpearte (o incluso torcerte el tobillo), la árnica se ha convertido en uno de los remedios más tradicionales precisamente contra los golpes. Lo ideal en estos casos, es aplicar rápidamente una crema con árnica.
    Aliviará el dolor y, además, ayudará a evitar la posible aparición de moretones.
  • Remedio para las cicatrices
    Para las cicatrices, especialmente cuando las heridas pequeñas llevan algunos días cicatrizando, una crema de tepezcohuite puede ser la solución, ya que atenúa las cicatrices y acelera la curación de la herida.

Previous ArticleNext Article