Remedios naturales, Salud, Varios

Remedios caseros para el acné

Si bien existen cremas hidratantes y preparados especialmente desarrollados contra el acné, que hidratan la piel y ayudan en su desaparición, también existen remedios caseros y naturales que pueden ser buenos contra el acné.

Remedios caseros para el acné

El acné es un problema que puede afectar a la persona desde la adolescencia, y que puede manifestarse a su vez desde este momento en cualquier instante de la vida.

Puede aparecer a partir de la adolescencia en cualquier momento, pero también hay personas en las que el acné se manifiesta por motivos psicosomáticos por estrés y ansiedad.

Te proponemos a continuación un total de 3 remedios caseros y naturales que te ayudarán a “luchar” contra el acné en tu propia casa, aunque puedes combinarlos también luego con alguna crema hidratante especialmente desarrollada para los problemas de acné.

Remedios caseros para el acné

  • Miel
    Muchos son los beneficios de la miel. Pues bien, también puede ayudar contra el acné. Se calientan un total de cinco cucharadas de miel y se aplica con suavidad sobre el cutis. Deberemos dejar a que actúe durante 15 minutos, y enjuagarnos la cara luego con agua tibia.
    Una buena opción es combinar esta aplicación con una loción de tomillo como astringente, justamente después de haber aplicado la miel.
  • Lavanda
    Debemos mezclar dos cucharadas de avena, ocho gotas de esencia de lavanda y 25 ml. de aceite de oliva virgen. Se debe aplicar con un piel directamente sobre los granos, dejándolo actuar durante unos minutos.
    Después enjuagamos con agua para retirar el preparado.
  • Ajo
    En algunos momentos nuestros compañeros de Natursan se han hecho eco sobre los beneficios del ajo. No en vano, en semanas anteriores supimos que puede ser bueno como remedio casero para el resfriado.
    Pues bien, el ajo también nos puede ayudar contra el acné, de la siguiente forma: en primer lugar, deberemos realizar una infusión de té, colocando en el agua dos dientes de ajo. Deberemos dejarlo infundir entre aproximadamente cinco y diez minutos, y en una taza, con un poco de harina, echaremos la infusión hasta conseguir así una pasta.
    Eso sí, deberemos dejarlo secar y enjuagarnos la cara con la preparación.

Previous ArticleNext Article