remedios-caseros-callos Los callos son endurecimientos de la capa más superficial de la epidermis o de la piel, que tienden a aparecer en las zona de roce de los pies, dedos y manos.

Por regla general suelen presentar un color blanco-amarillento, y entre las diferentes causas que provocan su aparición, nos encontramos con que principalmente se debe a la presión continuada de un objeto sobre las citadas zonas.

En este sentido, la piel –para protegerse- aumenta de grosor la capa de células más superficiales, la denominada como capa córnea, con lo que se evita la formación de ampollas y lesiones similares.

Si deseas encontrar un tratamiento natural y adecuado, existen remedios caseros para los callos que pueden resultar útiles.

Remedios caseros para los callos

  • Coloca de 3 a 4 hojas de hiedra en vinagre, y mantenlas en remojo durante 5 días. Después, trocéala y colócalas sobre el callo, tapándolo con una venda o esparadrapo y manteniéndolo así durante 3 días. Al cabo de este tiempo, el callo tiende a desprenderse.
  • Realizar apósitos con limón pueden ser de gran ayuda, sobretodo si cada noche, antes de acostarte, colocas un trocito de limón sobre el callo y lo cubres con un esparadrapo. Deberás repetir el proceso hasta que el callo se ablande y pueda ser desprendido con facilidad.
  • Trata de proteger las zonas que tienden a sufrir un mayor roce, con plantillas, guantes o similar.

En Naturbelleza | Remedio contra los callos

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS:
2 comentarios a este artículo

Hacer un comentario