Remedios

Remedio de miel y limón para la bronquitis

Descubre cómo hacer un remedio casero de miel y limón ideal para el tratamiento natural de la bronquitis, muy fácil de elaborar en casa y sumamente efectivo a la hora de reducir sus síntomas.

La bronquitis consiste en una afección debida a una inflamación de las vías aéreas bajas, cuando los bronquios (que encontramos situados entre los pulmones), tienden a inflamarse a causa de una infección o bien por otras causas. En la mayoría de los casos, la bronquitis aguda suele seguir a un resfriado o a una infección seudogripal, causaqda siempre por un virus.

Al comienzo, esta afección afecta a la nariz, los senos paranasales y la garganta para luego propagarse a las vías respiratorias que van a los pulmones. Cuando la afección es causada por bacterias, que también infectan las vías respiratorias, se denomina médicamente como infección secundaria.

Miel y limon para la bronquitis

Dependiendo de la duración y de la etiología podemos distinguir entre la bronquitis aguda (de corta duración), y la bronquitis crónica (de larga duración). Es decir, mientras que la bronquitis crónica es una afección prolongada –la tos con moco debe permanecer la mayoría de los días del mes durante al menos 3 meses-, los síntomas de la bronquitis aguda sólo se encuentran presentes por un corto periodo de tiempo.

Además del tratamiento médico prescrito por el especialista, también existen algunos remedios de la denominada como botica de la Abuela que pueden ser de gran ayuda, como por ejemplo es el caso del remedio de miel y limón para la bronquitis sobre el que te hablamos en esta ocasión. Entre los beneficios de la miel y limón más interesantes nos encontramos con sus cualidades antiinflamatorias, antibacterianas, antimicrobianas y antibacterianas tan útiles en caso de bronquitis.

Cómo hacer el remedio de miel y limón para la bronquitis

¿Qué necesitas? Ingredientes:

  • El zumo de 1 limón
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 taza de agua

Pasos para hacer el remedio de miel y limón:

  1. Pon en un cazo el equivalente a una taza de agua y lleva a ebullición.
  2. Mientras, lava bien el limón, pártelo por la mitad y exprímelo para obtener todo su zumo.
  3. Cuando el agua hierva retira del fuego, sirve en una taza y añade el zumo de limón recién exprimido.
  4. Endulza con las 2 cucharadas de miel.
  5. ¡Listo! Ya puedes beberlo, preferiblemente por la noche.

Si quieres descubrir más remedios relacionados descubre algunos remedios caseros para la bronquitis.

Imagen | Kate Ter Haar

Previous ArticleNext Article