Medicina alternativa, Relajación, Salud, Terapias naturales

Técnica de relajación rápida

Ejercicio de relajación rápida

Para conseguir una relajación rápida te proponemos a continuación una técnica fácil y sencilla, especialmente útil para relajarte rápidamente cuando más lo necesitas.

relajacion rapidaEs cierto que aprender a relajarse se convierte siempre en una opción sumamente saludable, especialmente cuando practicamos la relajación cada día durante al menos 30 minutos a 1 hora.

Suele ser bastante habitual que, en algún momento del día, tendamos a sentirnos demasiado nerviosos, ansiosos o estresados, ya sea porque nos ha ocurrido algo que nos ha causado esa tensión o bien porque tendemos a preocuparnos en demasía por alguna situación o suceso (ya sea del presente o incluso del propio futuro; esto es, que aún no ha ocurrido y que –se supone- está por suceder).

Es en estos momentos cuando necesitamos desconectar un poco, alejarnos del mundo por unos minutos y recuperar nuestra propia paz interior, nuestra tranquilidad y nuestro bienestar.

En este sentido te proponemos una técnica de relajación rápida especialmente útil para esos momentos en que necesitamos relajarnos rápidamente, mantener la calma y no seguir perdiendo los nervios.

Técnica de relajación rápida

A continuación te indicamos cuáles son los pasos de la técnica de relajación rápida:

1) Túmbate boca arriba en tu cama o en un lugar en el que estés cómodo/a.

2) Descansa las manos sobre el abdomen.

3) Cierra los ojos.

4) Respira lenta y profundamente, lo más rítmicamente posible. En este sentido, debes tener presente que la inspiración debe ser lo más tranquila y relajada posible.

5) Cuando inspires trata de hacerlo durante al menos 5 o 6 segundos.

6) Desde que completes la inspiración espira lentamente a través de la nariz, contando los mismos segundos al igual que hiciste con la inspiración.

7) Practica esta respiración durante al menos 5 minutos.

8 ) Una vez hayas aprendido cómo respirar relajadamente, trata ahora de introducir en tu mente imágenes y pensamientos positivos, tratando de alejar lo máximo posible tanto las preocupaciones como los pensamientos negativos.

9) Siente que tus músculos y articulaciones se relajan, mientras continúas respirando profundamente.

Lo mejor es practicar esta relajación rápida al menos dos veces al día. Una vez le cojas la práctica podrás practicarla siempre que lo necesites, incluso de forma automática estando fuera de casa.

Imagen | ruurmo

Previous ArticleNext Article