Medicina alternativa, Salud, Varios, Yoga

Postura de Saludo al Sol en Yoga

postura-saludo-al-sol Como sabes, son varios los beneficios del yoga que encontramos en esta práctica milenaria, totalmente natural y alternativa que aporta grandes virtudes terapéuticas para la salud de aquellas personas que la practican de manera más o menos habitual.

En lo que se refiere a las propias posturas en sí del Yoga, no hay duda que la denominada como el saludo al sol es una de las más conocidas, importantes y habituales.

Pero, ¿cómo realizar esta postura? ¿Es muy difícil? Te lo explicamos seguidamente.

Saludo al sol: cómo realizar esta postura

1. En primer lugar colócate de pie, con los pies juntos, uniendo las palmas de las manos a la altura del pecho, y con la cabeza y la espalda rectas. Ahora es el momento de espirar.

2. Inspira y estira los brazos por encima de la cabeza, mientras que arqueas la espalda hacia atrás suavemente.

3. Espira y flexiona un poco el cuerpo hacia delante, de forma que sitúas la cabeza entre los brazos en con las palmas de las manos tocas el suelo. Inspira.

4. Flexiona ahora una pierna hacia delante con los brazos bien estirados y alineados con el cuerpo, estirando al máximo la otra pierna hacia atrás.

5. Retén ahora la respiración y coloca los brazos rectos con las palmas de las manos en el suelo, mientras mantienes las dos piernas extendidas apoyadas sobre los dedos de los pies. En esta postura, la cabeza debe permanecer mirando hacia abajo.

6. Respira, a la vez que flexionas los brazos y mantienes la cabeza a unos centímetros del suelo, procurando mantener las piernas rectas y mantener las caderas hacia arriba.

7. Inspira mientras apoyas las caderas en el suelo, arqueando la espalda y el cuello suavemente hacia atrás y relajas los pies. Apóyate ahora con las palmas contra el suelo y los brazos rectos, mientras mantienes los hombros bajos y las piernas juntas.

8. Espira y, mientras elevas la cadera, coloca las piernas y los brazos en forma de V invertida, poniendo la cabeza entre los brazos y mirando hacia las rodillas.

9. Mientras inspiras, flexiona ahora una pierna hacia delante con los brazos bien estirados y alineados con el cuerpo, estirando al máximo la otra pierna hacia atrás.

10. Mientras espiras, flexiona un poco el cuerpo hacia delante, de forma que sitúas la cabeza entre los brazos en con las palmas de las manos tocas el suelo. Inspira.

11. Inspira y estira los brazos por encima de la cabeza, mientras que arqueas la espalda hacia atrás suavemente.

Previous ArticleNext Article