Fitoterapia, Lecturas recomendadas, Medicina alternativa, Plantas medicinales, Terapias naturales, Varios

Plantas Shamánicas

Desde hace milenios, el hombre utiliza plantas con fines curativos y rituales. Para los chamanes, toda especie vegetal es una aliada espiritual portadora de innumerables beneficios. Los curanderos indígenas emplean tanto para curación como para diferentes rituales, plantas que solo ellos reconocen y combinan. Mentalmente, cuentan con un registro meticuloso de especies y variedades, saben qué efecto causa cada una de ellas y de qué modo hay que prepararlas para lograr mayor efectividad.

 

Los indios norteamericanos, por su parte, consideraban a las plantas como los primeros descendientes, entre el Abuelo Sol y la Abuela Tierra. Arboles y hierbas eran para ellos los “generosos” del planeta, ya que ofrendaban oxígeno y eliminaban el dióxido de carbono, purificando la atmósfera. Pero, además de sus funciones ecológicas, el reino vegetal, según los chamanes, forma parte del Gran Espíritu, cada árbol es símbolo de la conexión entre lo físico o temporal y lo espiritual o eterno.

Desde la visión chamánica se afirma que cada árbol posee un espíritu y una inteligencia. Para ellos los árboles representan fuerzas protectoras y son símbolo de la energía y del poder del Gran Espíritu, latente en el espíritu del árbol. Este espíritu permanece enraizado en un mismo lugar pero, si se convierte en aliado protector del hombre, puede renunciar a alguna de sus ramas y parte de su espíritu viajará adonde el hombre la lleve. La rama será sólo madera seca, salvo que se le haya solicitado al árbol y éste haya consentido en transmitir su “fuerza espiritual” a la rama.

Previous ArticleNext Article