Aprender a meditar y practicar la meditación es realmente sencillo. Tan sólo basta con seguir unos sencillos pasos.

aprender-a-meditar

En una anterior nota pudimos conocer algunos de los beneficios de meditar, una práctica realmente beneficiosa e importante para poder serenar la mente y conseguir paz y cierto equilibrio interior.

Practicar la meditación y aprender a meditar es realmente sencillo. Además, una de las principales virtudes de la meditación en sí es que puede ser practicada cómodamente en casa.

Aprender a meditar para practicar la meditación

Es recomendable practicar la meditación al menos una media hora dos veces al día, nunca superando la hora de práctica. Pero si en algún momento nos falta tiempo, es mucho mejor meditar durante 10 minutos que no hacerlo en todo el día.

1)  Escoge un lugar y una hora, y procura en cierto sentido no fallar ningún día. Para meditar cómoda y tranquilamente es necesario crear una atmósfera que nos ayude a relajarnos, dejando fuera todas las preocupaciones. Si así lo deseas, puedes utilizar velas, incienso, o quemar aceites esenciales, los cuales te ayudarán a conseguir ese ambiente relajante.

2)  Siéntate con la espalda, la cabeza y el cuello en línea recta. Te puedes colocar mirando hacia el este o hacia el norte.

3)  Al comienzo practicar la meditación puede resultar algo “difícil”, ya que debemos instruir la mente para mantenernos alejados de preocupaciones y pensamientos, y para mantenerla tranquila mientras dure la meditación.

4)  En lo que se refiere a la respiración, comienza con unos cinco o seis minutos de respiración profunda, para luego hacerla más lenta. Es mejor mantener luego una pauta rítmica para la respiración, inhalando y exhalando durante unos tres segundos aproximadamente.

5)  Al comienzo es normal no controlar la mente, pero no te preocupes, si se obliga a concentrarse al final se consigue todo lo contrario.

6)  Trata de llevar la mente a descansar, fijándote en algún punto interno de tu organismo, o algo que tengas a la vista. Mantenlo luego en este punto focal durante toda la sesión.

7)  En el momento en que se consigue la meditación, se alcanza un estado de pensamiento puro identificable, aunque se deberá retener la conciencia de la dualidad.

Este artículo sigue en Meditación: meditar para serenar la mente.

Más información | ¿Cómo meditar?

4 comentarios a este artículo

Hacer un comentario