Masajes, Reflexología podal, Salud, Varios

Masajes para revitalizar los pies cansados

La salud de los pies es una cuestión vital para poder sentirnos a gusto con nosotros mismos. Es por ello por lo que, en muchas ocasiones, cuando sentimos los pies cansados no podemos descansar todo lo bien que queramos. Pero hay una forma de solucionarlo: mediante la realización de masajes para revitalizar los pies cansados.

masaje-pies-cansados

En anteriores ocasiones nos hemos hecho eco ya de esta importantísima parte del cuerpo humano, la cual destaca especialmente porque cuenta con cientos de terminaciones nerviosas que, tan sólo con tocarlas de manera suave, nos hacen sentir una sensación sumamente general de relajación y bienestar en todo el cuerpo.

No en vano, hace ya algunos días pudimos conocer una de las mejores formas para dar masajes curativos para los pies, de forma que podamos dar masajes a nuestros familiares o amigos de forma cómoda y sencilla en nuestra propia casa, sin necesidad de acudir a algún centro especializado.

Pues bien, en esta ocasión nos vamos a ocupar sobre otra cuestión importante relacionada directamente con la realización de masajes para los pies: masajes que nos ayudan a revitalizar los pies.

Seguramente en alguna que otra ocasión habrás sentido que tienes los pies cansados. Aunque pueda resultar curioso, es cierto que no hay nada más incómodo y molesto que sentir los pies cansados.

Aunque su solución, lejos de ser complicada, es bien sencilla: consiste en realizar tan sólo un masaje de unos aproximadamente diez minutos.

Cómo dar masajes para revitalizar los pies cansados

  • En primer lugar debemos tomar el pie con los pulgares encima, y los otros dedos debajo. Deberemos mantenerlos totalmente firmes, y en este momento comenzamos a alisarnos el empeine con los pulgares, alejándolos uno para cada lado.
  • En este punto debemos tomar la punta del pie con una mano y colocar la otra sobre el talón, de forma que nos sirva de apoyo. En esta ocasión doblamos el pie para arriba, para seguir posteriormente estirando hacia abajo, haciendo fuerza en el centro del pie.
  • Como si estuviésemos escurriendo ropa mojada, deberemos torcer el pie hacia un lado y hacia el otro, para seguidamente agarrar y estirar cada dedo del pie, uno por uno.

Poco a poco iremos comprobando cómo nuestros pies se irán sintiendo cada vez más descansados, y recuperaremos un poco de satisfacción para descansar y dormir bien.

Más información | Masajes

Previous ArticleNext Article