Estudios, Fitoterapia, Plantas medicinales, Remedios naturales, Salud, Terapias naturales

Los probióticos y la alimentación

El tubo digestivo juega un papel importante, pero también desconocido, en las defensas inmunitarias. El consumo de probióticos parece tener una influencia directa en la función defensiva del aparato digestivo.

Frente a las infecciones, el sistema inmunitario protege al organismo. Por una parte, destruye los microbios que nos atacan, y por otra, su memoria le permite reaccionar frente al próximo ataque. Se trata del mismo principio que el utilizado por las vacunas. Pero, todos los microbios no se deben eliminar del organismo, sino todo lo contrario.

Ciertamente, nuestro organismo tiene una cantidad enorme de microorganismos. Estos microbios están presentes en nuestro cuerpo desde el nacimiento, ejerciendo de barrera contra las agresiones externas.

En el tubo digestivo, las bacterias desempeñan un papel muy útil, porque facilitan la digestión de las fibras y sintetizan las vitaminas. Igualmente, se les reconoce una función primordial en nuestro sistema de defensa del organismo.

Los yogures o los productos lácteos fermentados contienen muchos microorganismos del orden de varios millones por gramo (lo que no es nada desdeñable), y de manera relativamente homogénea.

Los probióticos tienen, por lo tanto, efectos muy beneficiosos para el intestino. A parte de la digestión, la flora intestinal es necesaria para nuestras defensas naturales. Por lo tanto, su consumo, razonable y moderado, es algo muy necesario en toda dieta alimenticia sana y equilibrada.

Imagen: Flickr-Autor: Rufus Gefangenen

Previous ArticleNext Article