Plantas medicinales

Los beneficios del boldo para el hígado

El boldo es una opción natural excelente con muchos beneficios y propiedades para el hígado. Descubre cuáles son sus virtudes más importantes para el sistema hepático.

Dentro de las diferentes y distintas plantas medicinales que son reconocidas por su acción hepatoprotectora (es decir, presentan y aportan cualidades útiles para proteger y cuidar el hígado), no hay duda que el boldo destaca por ser una de las más populares, de la misma forma que también lo son otras plantas como el cardo mariano o la alcachofera.

Se trata de un árbol conocido científicamente con el nombre de Peumus Boldus, perteneciente a la familia Monimiaceae, con hojas perennes y que se pueden recolectar en cualquier época del año. Puede llegar a medir entre cinco a seis metros de altura, y sus hojas tienden a ser ovales y enteras, con flores blanquecinas y frutos de color oscuro.

Beneficios del boldo para el hígado

Es originaria de las zonas montañosas de Perú y de Chile, aunque hoy día es habitual encontrarla en amplios cultivos en otras zonas del mundo, sobre todo en Italia o en África del Norte.

Eso sí, para su utilización por ejemplo en la elaboración de infusiones o tés, se utilizan sus hojas secas, las cuales deben ser secadas de manera cuidadosa en la sombra, a temperaturas que no superen los 40 ºC.

Como principios activos podemos mencionar la presencia de aceites esenciales, resinas, taninos, glucósidos y boldina, un alcaloide al que le debemos la mayoría de sus cualidades medicinales.

Propiedades del boldo para el cuidado del hígado

Nos encontramos sin duda alguna ante una de las plantas medicinales más conocidas y utilizadas sobre el sistema hepático, convirtiéndose en una opción excelente en tratamientos hepato-biliares, siendo útil no solo en determinadas dolencias hepáticas, sino también en afecciones de la vesícula biliar.

De hecho, por sus cualidades suele ser común la realización de curas de primavera y de otoño con boldo, como preventivo ante los diferentes trastornos y afecciones habituales que aparecen durante estas épocas del año.

En lo que se refiere a los beneficios del boldo para el cuidado del hígado, podemos mencionar las siguientes propiedades:

  • Ayuda a regular las funciones hepáticas, además de regular también las funciones de la vesícula biliar.
  • En caso de insuficiencia hepática, el uso de boldo ayuda de forma sorprendente, gracias a sus efectos sobre el hígado.
  • Beneficio reparador: además de regular las funciones del hígado también se convierte en un excelente reparador hepático.

Propiedades del boldo en el hígado

Además de estas cualidades útiles en el cuidado del hígado también aporta otras propiedades sumamente interesantes:

  • Diurético y depurativo: el boldo también actúa sobre los riñones, convirtiéndose en un buen diurético, ayudando en la depuración de estos órganos. Además, está indicado en caso de cistitis dolorosas.
  • Antiinflamatorio: el boldo ejerce un efecto antiinflamatorio, de ahí que también sea indicado en caso de gota. También ayuda a aliviar los dolores causados por el reuma, sobre todo cuando se utiliza de forma externa como ungüento.
  • Ligeramente laxante: por su efecto sobre el hígado, el boldo tiende a ser algo laxante.
  • Fungicida: lo que significa que se trata de una opción natural útil para eliminar hongos perjudiciales para nuestro organismo.

Contraindicaciones del boldo

No se aconseja el consumo de boldo en personas con irritaciones renales, en mujeres embarazadas y en personas con enfermedades del hígado graves. Además, no se recomienda consumir boldo más de 4 semanas seguidas, ni superar los 10 gramos diarios por su elevado contenido en alcaloides.

Aunque no presenta efectos secundarios en dosis bajas, cuando se consumen fórmulas muy concentradas puede causar convulsiones, vómitos, diarreas y efectos narcóticos.

Imágenes |  Dick Culbert / COM SALUD

Previous ArticleNext Article