Aceites esenciales, Aromaterapia, Fitoterapia, Medicina alternativa, Plantas medicinales, Remedios, Remedios naturales, Salud, Terapias naturales, Varios

Los aceites esenciales en la Edad Media

No hay duda que el mundo árabe dio muchos grandes hombres de ciencia, sobretodo entre los siglos VII y XIII. Conocido es, por ejemplo, Avicena, médito y erudito persa de gran talento que escribió aproximadamente cien libros durante su vida.

aceites-esenciales-edad-media

Entre sus descubrimientos, se le atribuye la invención del serpentín de refrigeración, que utilizó para conseguir aguas aromáticas puras y aceites esenciales, y cuyo invento fue posteriormente muy utilizado en la destilación.

En este aspecto, el agua de rosas (sobre cuyas virtudes Avicena dedicó íntegramente un libro), se convirtió en una de las esencias más conocidas, llegando a Occidente prácticamente al mismo tiempo que los Cruzados, y acompañada por otras esencias consideradas como exóticas.

Aceites esenciales en la Edad Media

Aproximadamente hacia el siglo XIII, ya los perfumes provenientes de Arabia eran famosos por prácticamente toda Europa.

Según han documentado diversos historiadores, las personas solían llevar encima ramas de hierbas como protección contra las enfermedades infecciosas que asolaban las poblaciones del momento, a la par que en los suelos medievales comenzaban a cultivarse plantas tanto aromáticas como medicinales.

Poco a poco fueron empezando a experimentar con sus propias plantas, como es el caso del romero, la lavanda o la salvia. No en vano, hacia el siglo XVI los “aceites químicos” o remedios como el agua de lavanda podrían adquirirse en boticas.

Sin embargo, fue gracias a la invención de la imprenta cuando se comenzaron a publicar numerosos libros sobre plantas, algunos de los cuales incluían ilustraciones y alambiques usados para la extracción de los aceites volátiles.

Este artículo sigue en Los aceites esenciales en la Antigüedad.

Previous ArticleNext Article