Medicina alternativa, Salud, Terapias naturales, Varios

Jardín Zen en nuestra casa

Utilizar el Jardín Zen en nuestro hogar

jardin-zen-hogar Como de buen seguro sabrás, la Filosofía Zen se basa principalmente en la búsqueda de la Iluminación, el camino hacia el control de nosotros mismos, y sobretodo la comunión con la propia naturaleza.

En este sentido, desde hace ya algunos años, y tal y como venimos comprobando casi cada día, se ha puesto muy de moda tanto la filosofía Zen en sí como la decoración Zen en occidente.

Y es que a día de hoy, es incluso habitual encontrarnos con casas decoradas siguiendo los principios básicos del Feng Shui (trucos de feng shui en casa), cañas de bambú que atraen la suerte y la armonía al hogar, e incluso colores típicamente característicos de esta filosofía.

Pero uno de los más utilizados es el denominado como Jardín Zen, unos espacios que, aunque pequeños, pueden convertirse en un verdadero remanso de tranquilidad, en el que evadirnos del estrés y la ansiedad diarias.

¿Qué es un Jardín Zen?

Un Jardín Zen es un concepto que proviene de Japón, lugar que se caracteriza por contar con amplios lugares, precisamente ideales para construir este tipo de jardines.

Habitualmente el denominado como Jardín Zen se caracteriza porque es un tipo de “jardín seco” que consta de una superficie cubierta de arena blanca o grava, en la que se integran algunos elementos naturales, como rocas, musgo u otros vegetales especialmente seleccionados.

Si bien es cierto que en Japón pueden llegar a tener grandes extensiones, la particularidad de este tipo de jardines estriba en que pueden ser de pequeñísimo tamaño, motivo por el cual es fácil encontrarnos con algún que otro Jardín Zen en nuestro hogar.

¿Para qué sirve un Jardín Zen?

Un Jardín Zen nos ayuda a relajarnos, ya que al ser conscientes del camino que podamos marcar en el Jardín y en colocar la arena o la grava, nos alejamos de las tensiones y de las preocupaciones diarias.

Puede ser utilizado sabiamente tanto para relajarnos como para meditar, y tratar de encontrar respuesta a esas dudas que podamos tener, o bien la solución a esos problemas que tengamos.

También pueden ser usados para marcarnos retos, a modo de formar una especie de camino con el rastrillo con que viene, y marcarlo como una meta (metas 2010) que debemos conseguir.

Jardín Zen en nuestro hogar

Para nuestro hogar, podemos utilizar jardines Zen de pequeño tamaño, habitualmente con un tamaño similar al de un cuadro. A día de hoy podemos adquirirlo en muchas tiendas, lo que nos facilitará su aplicación y posteriormente su uso.

No en vano, los podemos encontrar cuadrados o rectangulares, y de diversos colores, aunque por lo general lo mejor es optar por un Jardín Zen con un fondo negro, para que la grava o la arena blanca tienda a resaltar más.

Lo ideal es que te compres el que más te guste, y con el que personalmente te sientas más identificado/a. Aunque es una mejor opción saber cómo construir un Jardín Zen casero.

Previous ArticleNext Article