Infusiones

Infusión de menta para una buena digestión

La menta es ideal para preparar una infusión digestiva. Descubre los beneficios de la infusión de menta para la digestión y cómo prepararla en casa fácilmente.

La menta (Mentha piperita) es una planta aromática que posee propiedades digestivas. La menta fue muy apreciada por los Romanos y los Griegos que la utilizaban para darse baños y también para perfumar las casas. También la utilizaban como remedio para molestias estomacales.

La infusión de menta está indicada para casos de digestiones pesadas ya que aumenta las secreciones digestivas. Posee propiedades antivomitivas, antiespasmódicas, está indicada en casos de flatulencias, cólicos, náuseas.

Infusión de menta para la digestión

También se utiliza para combatir el mal aliento, para el dolor de muelas y molestias bucales. En el caso de las infusiones no debemos excedernos en su consumo ya que puede resultar irritante.

Cómo preparar una infusión de menta para la digestión

Ingredientes que necesitas:

Para preparar la infusión de menta solo debemos utilizar una cucharada de planta seca de menta por cada taza de agua y tomar como máximo solo de uno a dos vasos de infusión al día.

Preparación de la infusión de menta:

En un cazo o calentador ponemos el agua a hervir. Una vez que hierva ponemos la cucharada de menta, apagamos el fuego. Tapamos la infusión y dejamos reposar unos diez minutos tapada. Destapamos, colamos la infusión y endulzamos al gusto.

Si te gustan las infusiones dulces, puedes endulzarla con azúcar morena, un poquito de miel, o estevia.

menta-digestion

Cómo y cuándo tomar esta infusión:

Se aconseja tomar una o dos tazas al día de esta infusión, preferentemente después de las comidas.

Te recomendamos leer Infusión de anís, hinojo y menta.

Los beneficios de la infusión de menta para la digestión

No hay duda que la menta es tradicionalmente conocida por sus beneficios medicinales para la digestión, siendo especialmente adecuada por las siguientes propiedades digestivas:

  • Mejora la digestión: en caso de digestiones difíciles, lentas o pesadas, la menta es una opción natural muy útil porque aumenta las secreciones digestivas, estimulando el hígado para aumentar la secreción de la bilis.
  • Alivia el dolor de estómago: la menta aporta una acción antiespasmódica, especialmente útil a la hora de aliviar y calmar el dolor de estómago. Esta cualidad se la debemos a la presencia de terpenos, cineol, limoneno y carvacrol. Más aún, ayuda a prevenir los espasmos.
  • Antivomitivo: al contener mentol, un compuesto con acción suavizante, se convierte en un remedio natural excelente a la hora de evitar o reducir los vómitos, sobre todo cuando sentimos arcadas. Por ello también resulta útil a la hora de aliviar las náuseas.

Imágenes | ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

Previous ArticleNext Article