Infusiones

Infusión de hojas de laurel

La infusión de hojas de laurel ayuda a aliviar la laringitis, la tos y la faringitis, además de ser útil como estimulante del hígado. Descubre cómo elaborarla en casa.

El laurel es un arbusto que crece en zonas frescas y húmedas, característico y originario de la zona del Mediterráneo. Puede llegar a alcanzar los 10 metros de altura, aunque lo más habitual es que se sitúe entre los 5 a los 10 metros. Su nombre científico es Laurus nobilis L., y pertenece a la familia de las lauráceas.

Se trata de un arbusto cuyas hojas se han utilizado de forma tradicional en la cocina, sobretodo por sus cualidades aromatizantes, especialmente en platos con carnes y caldos. Pero esas mismas hojas también aportan interesantísimas cualidades medicinales  y terapéuticas, como ya pudimos conocer en una nota anterior en la que te hablábamos sobre los beneficios del laurel.

Infusión de laurel

De hecho, es una opción natural adecuada cuando por ejemplo estás enfermo/a de gripe, de catarro o de resfriado. Además, ayuda a aliviar enfermedades respiratorias en general, como es el caso de la bronquitis, faringitis y laringitis. Si tienes tos, también aporta efectos antitusivos útiles para calmarla.

Por otra parte, ayuda a la hora de mejorar la circulación sanguínea, siendo beneficiosa en caso de arteriosclerosis. Es un buen estimulante del hígado, a la vez que ayuda a regular la menstruación y alivia las enfermedades reumáticas, aliviando el dolor y desinflamando aquellas articulaciones que estén afectadas.

¿Qué necesitas para hacer la infusión de laurel?

  • Media hoja de laurel
  • 1 taza de agua

Preparación de la infusión de hojas de laurel

  1. Pon en un cazo el equivalente a una taza de agua.
  2. Cuando el agua entre en ebullición añade la media hoja de laurel.
  3. Deja hervir durante 3 minutos.
  4. Pasado este tiempo apaga el fuego, tapa y deja en reposo otros 3 minutos.
  5. Finalmente cuela y bebe.

Como verás, es posible que te hayas preguntado por qué utilizamos únicamente media hoja de laurel para preparar la infusión. El motivo es sencillo: el aroma del laurel puede llegar a ser muy fuerte, de forma que lo mejor es usarla en pequeñas cantidades para evitar que su sabor sea muy fuerte.

Imagen | Forest and Kim Starr

Previous ArticleNext Article