Infusiones

Infusión de árnica para el catarro

La infusión de árnica es beneficiosa contra el catarro. Descubre cómo hacer una infusión de árnica con propiedades medicinales para aliviar el catarro.

La árnica es una planta con beneficios medicinales que pertenece a la familia de las compuestas. También es conocida con el nombre de tabaco de montaña o estornudera, y es conocida científicamente con el nombre de Arnica montana. Precisamente, ese curioso nombre de tabaco de montaña se debe a que los antiguos nómadas y pastores la utilizaban como hierba masticable, debido sobretodo a su agradable aroma.

En lo que se refiere a los beneficios más importantes de la árnica, y sus distintas cualidades medicinales, se trata de una hierba que antaño se utilizaba para las distintas afecciones de la boca, por ejemplo a la hora de calmar y tratar la inflamación de las encías, así como otras molestias bucales.

Infusión de árnica para el catarro

Por sus cualidades curativas, la árnica también suele utilizarse a la hora de tratar hematomas y contusiones, sobretodo en forma emplasto para esguinces y torceduras.

No obstante, hoy queremos fijarnos en otra propiedad medicinal muy especial, interesante especialmente ahora que nos encontramos en otoño: sus beneficios contra el catarro. Te explicamos cómo elaborar esta infusión.

Ingredientes de la infusión de árnica para el catarro

  • 15 gr. de hojas secas de árnica
  • 1 taza de agua
  • Miel, panela o azúcar moreno (para endulzar)

Preparación de la infusión de árnica para el catarro

  1. Hierve en un cazo el equivalente a 1 taza de agua.
  2. Cuando el agua empiece a hervir añade las hojas secas de árnica.
  3. Deja hervir durante 3 minutos.
  4. Pasado este tiempo apaga el fuego, tapa y deja en reposo durante otros 3 minutos.
  5. Finalmente cuela y bebe.

Antes de tomar esta infusión te aconsejamos conocer las contraindicaciones de la árnica, así como sus efectos secundarios. En este sentido, no se aconseja su consumo en caso de embarazo y lactancia, personas sensibles y alérgicas a esta planta, heridas abiertas, bebés y niños.

Imagen | Bob Danley

Previous ArticleNext Article