Infusiones

Infusión de alcachofera, espino blanco y hojas de olivo para la salud cardiovascular

La alcachofera, el espino blanco y las hojas de olivo son muy beneficiosas para la salud cardiovascular. Descubre cómo disfrutar de sus propiedades con esta infusión.

En ocasiones anteriores hemos resaltado las propiedades y beneficios medicinales de la alcachofera así como las propiedades nutritivas de sus frutos las alcachofas. La infusión de alcachofera combinada con otras hierbas o plantas medicinales aumenta aún más sus propiedades y beneficios medicinales.

En esta ocasión vamos a recomendar una infusión de alcachofera a la que le añadiremos espino blanco y unas hojas de olivo que deberán ser preferentemente frescas.

Refuerza tu salud cardiovascular con alcachofera, espino blanco y hojas de olivo

En caso de no disponer de las hojas frescas de olivo podemos recurrir a las hojas secas, o a los extractos de hojas de olivo que podremos conseguir en herbolarios, o tiendas de productos naturales especializadas.

Tanto la Alcachofera como el Espino blanco poseen propiedades que ayudan al buen funcionamiento del aparato circulatorio y también previenen los problemas de cálculos de vesícula como los cálculos renales.

Las hojas de olivo constituyen una buena fuente de antioxidantes los cuales ayudan a proteger los vasos sanguíneos, ayuda también a bajar la presión arterial y además favorece para prevenir padecer de arterioesclerosis, reduciendo los niveles de colesterol en sangre.

Esta maravillosa y saludable mezcla nos previene de padecer arterioesclerosis, y nos ayudará a regular también nuestra presión sanguínea, aspectos que reforzarán nuestra salud cardiovascular.

espino-blanco

Cómo preparar la infusión beneficiosa para reforzar nuestra salud cardiovascular

Ingredientes:

  • Una taza de agua (250 ml. de agua).
  • Una cucharada de hojas de Alcachofera.
  • Una cucharada de Espino blanco.
  • Una cucharada de hojas de olivo.
  • Para endulzar (opcional), azúcar morena, un poco de miel, estevia.

Preparación:

En un calentador ponemos el agua a hervir. Cuando esté hirviendo agregamos una cucharada de cada una de las hierbas y mantenemos el hervor durante 3 minutos. Apagamos el fuego y dejamos la infusión tapada.

Dejamos reposar la infusión durante 10 minutos. Colamos la infusión y sí preferimos podemos endulzarla. Es recomendable tomar una o dos tazas de infusión al día.

A la hora de tomar cualquiera de los formatos en los que podemos conseguir las hierbas medicinales y las hojas de olivo es aconsejable preguntar y dejarse guiar por los profesionales en la materia y seguir sus pautas y recomendaciones.

Previous ArticleNext Article