Actualidad, Fitoterapia, Medicina alternativa, Remedios, Remedios naturales, Salud, Terapias naturales, Varios

Remedios caseros y naturales para la hipertensión

Se habla de hipertensión cuando la tensión arterial, que se mide en el brazo, supera el valor d 160/95 mm de Hg. En estos casos, y sobretodo cuando la tensión arterial es alta, la sangre tiende a ser bombeada con mucha fuerza a través del cuerpo.

hipertension-remedios-caseros-naturales

Como consecuencia, las venas, el corazón o los órganos pueden resultar dañados. No obstante, y debido fundamentalmente a que el cuerpo trabaja para equilibrar ese aumento de tensión desde el principio, el cuadro clínico propio de la hipertensión aparece poco a poco.

Existen diferentes causas para la hipertensión, ya que puede ser tanto una enfermedad en sí misma, como un síntoma de otras enfermedades. No en vano, en una quinta parte de los pacientes es causada por enfermedades metabólicas, renales o vasculares.

Entre ellas nos encontramos con la diabetes, la gota, la arteriosclerosis (colesterol alto), la nefritis y la adiposis. Es preciso indicar que, al comienzo, la mayor parte de las personas que padecen de hipertensión no observan nada raro, pero poco a poco se van quejando de bajo rendimiento y de dolor de cabeza.

No pueden dormir, tienen palpitaciones, se producen hemorragias nasales, trastornos de la visión, o incluso pueden verse sorprendidos por una disnea. En cualquier caso, existen una serie de remedios caseros para la hipertensión que pueden resultar útiles, y ayudar en estos casos.

Remedios caseros y naturales para la hipertensión

  • Si la hipertensión es producida por una hiperfunción de los riñones, rellena una funda de almohadilla con ajo de oso seco, aproximadamente de 100 a 300 gramos, dependiendo del tamaño del cuerpo que vayas a tratar, y duerme toda la noche echado sobre ella. Este remedio resultaría mucho más eficaz si la aplicamos de manera profiláctica sobre los riñones.
  • Escaldar una cucharadita colmada de bolsa de pastor por taza, dejándola reposar medio minuto y colándola puede resultar muy útil. Se recomienda beber dos tazas al día. También es buena en casos de hipotensión, ya que la aumenta.
  • Sumergir las piernas en agua fría puede ayudar a bajar la tensión arterial. En particular sumergir primero 15 veces cada pierna, después 30 veces y, finalmente, de nuevo 15 veces.
  • Algunos nutricionistas recomiendan llevar a cabo una dieta rica en arroz integral, la cual puede ser apropiada a la hora de regular la tensión. Esto es así, porque el arroz integral puede disminuir la tensión arterial alta, a la vez que es capaz de aumentar la que está demasiado baja.
  • Humedecer un paño pequeño en agua fría y colocarlo toda la noche sobre la zona del corazón puede igualmente ayudar mucho.

Previous ArticleNext Article