Remedios

Gárgaras para limpiar la garganta

Descubre cómo preparar un remedio casero para limpiar la garganta haciendo gárgaras con zumo de limón, bicarbonato de sodio, sal y agua, muy fácil de elaborar en casa y sumamente beneficioso.

Cuando tienes dolor de garganta son muchas las causas que en definitiva pueden causar molestias en esta parte tan sensible de nuestro cuerpo, sobre todo si tenemos en cuenta que es una de las primeras que más tienden a sufrir las diferentes inclemencias del tiempo, en especial con la llegada de los meses más fríos del año (fundamentalmente otoño e invierno).

Entre esas causas más comunes podemos mencionar las infecciones víricas, como ocurre por ejemplo en caso de gripe, resfriado o mononucleosis, o infecciones bacterianas, por ejemplo en caso de estreptococo. En la mayoría de los casos, lo más común y habitual es que el dolor de garganta curse con inflamación, dado que ésta es en definitiva la que ocasiona las molestias (unido a la propia irritación).

Gargaras para limpiar la garganta

Las gárgaras de agua y sal se convierten en un remedio tradicional muy interesante a la hora de aliviar el dolor de garganta de manera completamente natural,  dado que ayuda a calmar el dolor desde el momento en que son realizadas.

Por otra parte, puedes optar por otro remedio en forma de gárgaras que ayudan de manera positiva a limpiar la garganta de manera natural. Para hacerlas sólo necesitas el zumo de 2 limones, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio, 1 cucharadita de sal y 4 cucharadas de agua.

Cómo preparar las gárgaras para limpiar la garganta

  1. Lava bien los 2 limones, pártelos por la mitad y exprímelos para obtener su zumo. Resérvalo.
  2. Pon en un cazo el zumo de limón y calienta un poco, sin dejar que hierva.
  3. Una vez caliente sirve en un vaso.
  4. Añade el bicarbonato de sodio y las cucharadas de agua, y mezcla bien con ayuda de una cuchara de madera.

Cómo hacer las gárgaras para limpiar la garganta naturalmente

Es tan sencillo como ponerte en la boca pequeños sorbos de la mezcla que hemos realizado anteriormente, siendo muy importante mantener el agua en la boca, a la altura de la garganta durante 30 segundos, pero sin tragar.

Es conveniente y adecuado repetir los gargarismos varias veces, hasta que la mezcla se acabe.

Imagen | Rob Bertholf

Previous ArticleNext Article