Fitoterapia, Plantas medicinales, Recetas naturales, Remedios, Remedios naturales, Salud

Gárgaras de manzanilla y tusílago

Remedio casero de gárgaras de manzanilla con tusílago

Las gárgaras de manzanilla y tusílago son útiles en casos de gripes, resfriados y cuando los problemas respiratorios afecten a una parte o a la totalidad del aparato respiratorio.

Con la llegada del otoño, y el cambio de estación, tiende a ser habitual que las defensas de muchas personas tiendan a debilitarse, lo que aumenta la probabilidad del riesgo de padecer resfriados, catarros y gripes.

gargaras manzanilla y tusilago

Un buen ejemplo es la denominada como gripe estacional, una enfermedad contagiosa común propia de regiones templadas, que tiene su máxima incidencia durante los meses de octubre, noviembre y diciembre.

Pero cuando la gripe o el resfriado ya “campa” a sus anchas en nuestro organismo, los gargarismos pueden convertirse en un gran aliado, especialmente cuando la garganta está irritada o seca, o bien cuando existen problemas respiratorios que afectan a una parte o a la totalidad del aparato respiratorio.

Te proponemos en esta ocasión unas gárgaras de manzanilla y tusílago que nos permitirá disfrutar de las virtudes que nos aportan la manzanilla y el tusílago de forma fácil y sencilla.

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores de manzanilla
  • 1 cucharada de tusílago
  • 1/2 de agua fría

Preparación de las gárgaras de manzanilla y tusílago

1) Hierve el equivalente a 1/2 l. de agua fría en un cazo.

2) Añade las hierbas y deja hirviendo 3 minutos.

3) Apaga el fuego, tapa y deja en reposo 15 minutos.

Una buenísima opción es hacer gárgaras cada 2 o 3 horas, hasta que sientas que los síntomas tienden a remitir.

Imagen | Maria Keays

Previous ArticleNext Article