Feng Shui

El dormitorio de los niños según el Feng Shui

Consejos y trucos sencillos para mejorar el Feng Shui del dormitorio de tus hijos, fácilmente y siguiendo unas pautas básicas.

El Feng Shui consiste en una técnica oriental que promete un modo de disponer nuestro espacio que signifique y ayude en la buena fortuna de nosotros mismos, de nuestra propia familia, e incluso en el trabajo (en caso de que también sea practica allí). Literalmente significa viento y agua, y se ocupa principalmente de fomentar la creación de espacios armoniosos.

En el caso del dormitorio, debemos entender siempre este espacio como un lugar donde descansar y relajarnos; en definitiva, donde dormir tras un día de estudio o trabajo. De ahí que no sea recomendable colocar en nuestro dormitorio televisores ni ordenadores, no siendo tampoco aconsejable comer, estudiar, trabajar o leer en ellos.

El dormitorio de los niños según el Feng Shui

En el caso de que el dormitorio sea el de nuestros hijos, el Feng Shui también puede ser de grandísima utilidad, especialmente si tenemos en cuenta algunos de los consejos y pautas más básicos y recomendados.

Consejos de Feng Shui para el dormitorio de nuestros hijos

Desde un primer momento, debemos tener en cuenta una cuestión básica: el dormitorio de los niños debe transmitir serenidad, tranquilidad. Además, en él nuestros hijos deben sentirse a gusto, confiados, serenos y seguros.

Una vez dicho esto, el Feng Shui también aconseja que los dormitorios estén construidos con elementos naturales y resistentes, siendo especialmente adecuado que el dormitorio donde el pequeño descansa esté separado del cuarto o la habitación de juegos. Aunque, en ocasiones, esto no es del todo posible. Si así fuera, se aconseja separar ambas zonas con algún elemento decorativo.

En el caso de los juguetes, lo más recomendable es que no haya un exceso de ellos, de la misma manera que siempre se debe mantener un correcto orden y una mejor organización. De forma que cuando el pequeño termina de jugar o estudiar, se recogen todos los objetivos destinados a tales actividades.

Una vez que el pequeño crezca, se debe adecuar la habitación o su dormitorio a su nueva etapa.

Imagen | JeremyOK

Previous ArticleNext Article