Estudios, Relajación, Salud, Terapias naturales

El dolor: síntoma de la depresión

Entre los síntomas de la depresión, al que quizás atribuyamos menos importancia sea al dolor.

Es muy importante que, cuanto antes, nos percatemos de los signos que delatan una depresión, para poner todo nuestro empeño en solucionarlo. Pero, el problema se plantea a la hora de identificar los primeros signos de esta enfermedad.

Entre el 35 y el 50% de los episodios de depresión no se diagnostican. Sin embargo, se conocen bien los signos psíquicos de este mal: tristeza, pérdida del placer…, al igual que los signos físicos: fatiga, alteración del sueño, y también dolor.

Ciertamente, el dolor es un signo de la depresión. Especialmente, algunos dolores son claramente la manifestación de un estado depresivo. En el 70% de los casos de depresión, estos dolores están presentes en los pacientes. Nos referimos a dolores de cabeza, dolor de espalda, desarreglos intestinales… En todo caso, habría que distinguir entre dolor crónico, cuya repetición puede, en este caso, ser el origen y no la causa de un síntoma de depresión.

El tratamiento de la depresión “clásica” está muy bien delimitado: se trata de la asociación de antidepresivos con un seguimiento psicoterapéutico. Sin embargo, es más complicado curar las depresiones que tienen un componente de dolor físico: la curación de esta depresión necesita que nos hagamos cargo de forma específica del dolor, además del tratamiento de la enfermedad depresiva.

Algunos estudios muestran que ciertos antidepresivos tienen un efecto más pronunciado que otros en los dolores ligados a la depresión. Sea cual sea la estrategia establecida, una cosa es segura: focalizando el tratamiento a la vez sobre el dolor y la depresión, es posible salir de ese círculo infernal para volver a sonreír.

Imagen: Flickr-Autor: Guesus

Previous ArticleNext Article