Estudios, Luminoterapia, Medicina alternativa, Naturalternativa, Salud, Terapias naturales, Varios

El corazón sufre a través de los ojos

Es ya algo tradicional identificar a “los ojos” con las luces. Cada uno de ellos, el derecho y el izquierdo se asocian con el Sol y la Luna respectivamente.  El primero se considera como el ojo director, el bueno, mientras que el segundo es el “mal” ojo. 

El bueno es el que ve las cosas con claridad, su mirada es  pura, clara, su resplandor (ming) es el más brillante.  El resplandor de una mirada en general se encuentra ligado a un hiper funcionamiento tiroideo, que provoca el aumento de la convexidad córnea, es por esto que la mirada posee un brillo muy intenso que en ocasiones recuerda al brillo del fuego.

En las personas, la visión, es uno de los puntos débiles.  Aunque haya presenciado poco  tiempo un acontecimiento que le ocasione un dolor profundo, algo que haya herido su confianza o amor propio, la reacción en el cuerpo irá más allá de haber vivido un mal momento.

Muchas ambliopías, entre nosotros: disminución de agudeza en la visión, tienen una explicación psicológica, ya que en numerosos casos no se les encuentra un origen orgánico. Siempre es difícil aceptar una explicación de este tipo ante una enfermedad. Pero hay ocasiones en las que el médico, después de descartar todas las causas orgánicas, debe tener en cuenta esta posibilidad, y considerarla como la causa del problema. Esta situación se da en muchos casos, por ejemplo con la otitis en los niños, los psicopediatras la asocian con alqo que puede haber escuchado el niño que lo disgustó enormemente y su reacción es una “inflamación” en su oído. Algo similar sucede con la relación entre la visión y el corazón, según tradiciones chinas, el ojo es el “mensajero” del corazón; y parece que la tiroides se encarga de mediar  entre ambas partes.

Previous ArticleNext Article