ejercicios-relajacion Cada vez son más las personas que practican ejercicios de relajación,  y que precisamente se instruyen en este bello arte no sólo para relajarse en sí, sino para vivir una vida mucho más tranquila, pacífica y feliz.

Es una noticia, no hay duda, sumamente destacada e interesante. Aún más si cabe, cuando sabemos que nos encontramos en un momento en que el estrés o la ansiedad, y el no tener tiempo para descansar y relajarnos, es la tónica habitual de cada día.

Si estás interesado/a en practicar algo de relajación, te explicamos línea a línea los pasos que debes seguir para ello.

Ejercicios de relajación

1) En primer lugar, y para practicar en sí el ejercicio de relajación, escoge una esterilla o una alfombra, y túmbate sobre ella (debe ser una superficie rígida).

2) Coloca el cuerpo boca arriba, con las piernas ligeramente entreabiertas. Mientras tanto, sitúa los brazos extendidos a lo largo del cuerpo.

3) Cierra los ojos y trata de no moverte, quedándote totalmente inmóvil. De esta manera evitarás desconcentrarte.

4) Ahora comienza la técnica en sí. Fíjate en cada uno de tus músculos, concentrando de forma sucesiva tu atención en cada uno de ellos, tratando de alejar la posible tensión acumulada en los mismos. Haz lo mismo con tus brazos. Y luego con tus piernas.

5) Una vez que los músculos estén en calma, debes relajar la mente sumergiéndote en la imaginación, visualizando sólo aquellas imágenes que te gusten y te produzcan placer (por ejemplo: una puesta de sol, una playa limpia, un arco iris…), alejándote de la tensión, de las preocupaciones y de los malos pensamientos.

Recuerda que a la hora de practicar ejercicios de relajación, encender velas, una barita de incienso o utilizar aceites esenciales puede serte de gran ayuda a la hora de ayudarte en la relajación. Opta en este caso por aromas suaves y dulces.

6 comentarios a este artículo

Hacer un comentario