Desde tiempos muy remotos el hombre siempre creyó que las piedras preciosas tenían un magnetismo especial.

amazonita 2

Algunas civilizaciones las usaban pensando que su poder permitiría la reencarnación de los espíritus humanos y la leyenda cuenta que tuvieron singular relevancia en la gloria y el ocaso de ciertos imperios.

Actualmente es posible canalizar las sutiles vibraciones que sintonizan su energía como instrumento curativo haciendo sentir mejor  a los seres humanos.

Las piedras ayudan al proceso de autocapacitación, aumentando la cantidad de luz presente en el aura que estimula y activa las esferas más sutiles y más poderosas del ser. Visiones de vidas pasadas y acontecimientos futuros.

Lo principal de la cura por intermedio de estas piedras es la de armonizar los cuerpos física, mental y emocionalmente. Se debe comenzar con una meditación para comunicarse con la energía de las mismas y sintonizar su frecuencia  para lograr una cura y lo que se desee.

Cuando un cuerpo muestra signos de enfermedad siempre las verdaderas causas permanecen ocultas. Pueden ser conflictos mentales no resueltos o emocionales reprimidos que se reflejan en nosotros con distintas actitudes las cuales no nos dejan progresar y hasta nos impiden llegar al amor deseado.

El proceso de cura  debe considerar las dolencias físicas, así como las causas mentales y emocionales subyacentes. La cura a través de los cristales por medio del arte de disponer las piedras, es uno de los métodos más avanzados  y eficaces de purificar el aura.

1 comentario a este artículo

Hacer un comentario