Cataplasmas

Cuándo usar compresas calientes

Si tienes dudas sobre cuándo utilizar las compresas calientes como remedio casero te animamos a descubrir cuándo es recomendable usarlas en este artículo.

Las compresas (en sus diferentes variantes, ya sean frías, tibias o calientes) se convirtieron hace años en unos remedios naturales y caseros particularmente utilizados por nuestras abuelas y madres en el tratamiento natural de diferentes dolencias y problemas de salud, de la misma forma que antaño también se utilizaban cataplasmas y ungüentos.

No obstante, se tratan de remedios que se diferencian claramente de los otros remedios mencionados anteriormente: mientras que los ungüentos o las cataplasmas se utilizan aplicando sobre ellos pastas elaboradas con hierbas y plantas medicinales, las compresas únicamente se empapan en una determinada sustancia activa (que puede ser desde alcohol hasta un aceite esencial, pasando por jugos de plantas).

Compresas calientes

Como te indicábamos en el artículo en el que explicábamos cuándo usar compresas frías, dependiendo del objetivo que se busque con su aplicación es posible empaparla en sustancias frías o calientes. En esta ocasión precisamente queremos explicarte cuándo utilizar compresas calientes.

¿Qué son las compresas calientes?

Las compresas calientes, a diferencia de las frías, son aquellas que se empapan en alguna sustancia que previamente ha sido calentada, con el objetivo de ayudar a relajar y disminuir el dolor. También pueden haber sido calentadas previamente, y luego empapadas en la solución líquida (que no necesariamente debe estar caliente, pero no fría).

¿Cuándo utilizar las compresas calientes?

Las conocidas como compresas calientes son especialmente interesantes y útiles a la hora de relajar el cuerpo, ayudar al organismo a la expulsión de toxinas a través de la piel, y en el tratamiento de dolencias crónicas (como puede ser el dolor de lumbago o el dolor de espalda).

También son interesantes a la hora de disminuir el dolor del síndrome premenstrual, reducir la inflamación producida por los cólicos y para aliviar problemas en las vías urinarias y biliares.

Previous ArticleNext Article