Contraindicaciones y efectos secundarios

Contraindicaciones de la manzanilla

¿Quiénes no pueden tomar manzanilla? Descubre cuáles son sus contraindicaciones, y cuándo no está recomendado su consumo.

La manzanilla es una de las plantas medicinales más populares y conocidas que existen como remedio natural a la hora de aliviar distintos y diferentes problemas digestivos y estomacales. Por ejemplo, se convierte en un remedio tradicional reconocido en caso de gases y flatulencias, a la vez que ayuda a hacer mejor la digestión (siendo útil, por tanto, si sufres de indigestión o de digestión pesada).

Conocida con los nombres de manzanilla común o manzanilla romana, y con el nombre científico de Matricaria recutita, lo cierto es que la manzanilla es una planta que goza de una reconocida popularidad. Pertenece a la familia Compositae, y es fácilmente reconocible por su aroma dulce y sus características flores pequeñas de color blanco.

Contraindicaciones de la manzanilla

En lo que se refiere a los beneficios de la manzanilla, como indicábamos en las líneas anteriores, nos encontramos ante una planta con reconocida acción tanto estomacal como digestiva, de forma que ayuda en caso de indigestión o de inflamaciones digestivas, siendo útil para aliviar los gases o los síntomas relacionados con la gastritis.

Resulta interesante su uso como relajante, gracias a que aporta un efecto sedante que la convierten en una opción ideal en caso de ansiedad, insomnio, estrés o nerviosismo. De hecho, en relación a esta cualidad, suele ser muy común que muchas mamás pongan un poquito de manzanilla en los biberones de su bebé cuando éste se encuentra algo nervioso (se trata como de buen seguro sabrás de uno de los remedios naturales más habituales relacionados con la manzanilla).

En caso de resfriado o de dolor de garganta la manzanilla también resulta muy adecuada, aunque lo cierto es que nos encontramos ante dos cualidades no tan conocidas o populares. En esta ocasión es útil su utilización en forma de vahos. ¿Cómo? Muy sencillo: tapándote la cabeza con ayuda de una toalla y respirando su infusión.

¿Quiénes no pueden tomar manzanilla?

Una opción adecuada a la hora de disfrutar de los distintos beneficios de esta planta es elaborando una infusión de manzanilla, la cual se elabora de forma muy sencilla: sólo necesitas poner en un cazo el equivalente a una taza de agua y llevar a ebullición. Justo cuando el agua empiece a hervir añade una cucharadita de flores secas de manzanilla, y deja hirviendo. Pasados 3 minutos apaga el fuego, cuela y bebe.

manzanilla

No obstante, a pesar de ser una hierba medicinal muy beneficiosa tanto para la salud en general como para el tratamiento de determinadas dolencias o problemas, lo cierto es que siempre deben tenerse en cuenta cuáles son las contraindicaciones de la manzanilla:

  • Embarazadas: el aceite esencial de manzanilla ejerce un efecto uterotónico, pudiendo causar aborto.
  • Niños menores de 5 años: debido al poder alérgeno de los distintos componentes que encontramos en el aceite esencial de manzanilla, no se recomienda el consumo de este aceite en niños menores de 5 años.
  • Personas alérgicas a la manzanilla: no se recomienda el consumo ni de la infusión de manzanilla ni de sus aceites esenciales a personas alérgicas a la manzanilla.
  • Personas alérgicas al polen: no se aconseja el consumo de manzanilla en personas con alergia al polen, rinitis alérgica o alergia a la ambrosía y al crisantemo.

Imágenes | Eran Finkle / Maria Keays

Previous ArticleNext Article