Cataplasmas

Compresa de levadura de cerveza

Descubre cómo hacer una compresa de levadura de cerveza (o cataplasma), ideal para tratar afecciones cutáneas y problemas de la piel, fácilmente en casa.

Desde un punto de vista nutricional, no hay duda que la levadura de cerveza es ideal dentro de una dieta variada y equilibrada, gracias a que se convierte en un complemento nutricional interesantísimo por su riqueza en vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6 y B8) y minerales (magnesio, hierro, cobre, fósforo y potasio).

Se convierte de hecho en un remedio natural muy útil en caso de fatiga y a la hora de aliviar los síntomas relacionados tanto con el estrés como con la ansiedad. Además, por su riqueza en minerales ayuda a mejorar y fortalecer el sistema inmunológico.

Cómo hacer compresa de levadura de cerveza

A la hora de tomar levadura de cerveza, lo más común es hacerlo optando por la levadura de cerveza en polvo o en copos y un gran vaso de agua, aunque también es posible optar por cápsulas. Sin embargo, ¿sabías que también puede ser aplicada sobre la piel para tratar determinadas afecciones cutáneas?

Te explicamos cómo hacer compresas de levadura de cerveza para la piel. Es muy sencillo, y sus propiedades muy interesantes.

Cómo hacer compresas de levadura de cerveza

Ingredientes para hacer compresas de levadura de cerveza

  • 230 gr. de levadura de cerveza (en polvo)
  • Agua
  • 2 paños de algodón

Preparación de las compresas de levadura de cerveza

  1. Calienta un poco de agua en un caso, hasta que quede templada.
  2. Añade la levadura de cerveza, y mezcla bien.
  3. Unta con la levadura de cerveza el paño de algodón y aplica sobre la zona a tratar.
  4. Finalmente tapa con otro paño y deja actuar durante algunos minutos, hasta que la pasta se seque.
  5. Retira con ayuda de agua fría.

Previous ArticleNext Article