Usos medicinales

Cómo tomar hierbabuena

Formas recomendadas para consumir hierbabuena. Descubre algunas opciones útiles a la hora de disfrutar de todas las cualidades de la yerbabuena.

La hierbabuena es una planta con interesantes cualidades medicinales, cuyas hojas son popularmente conocidas por su gran poder aromático, por su frescura y su sabor refrescante, motivo por el cual es común combinarlo con té verde para la elaboración del clásico té verde con hierbabuena o el tradicional té moruno. También es común su uso en la cocina, en la elaboración de purés y caldos con el objetivo de aromatizarlos.

Aunque popularmente es conocida con el nombre simple de hierbabuena, en determinados lugares de España como por ejemplo es el caso de las Islas Canarias es conocida con el nombre de hierbahuerto o yerbahuerto. También es conocida con otros nombres, como: menta verde, yerba del tiñoso, yerba olorosa, mastranzo, hortelana o batán.

Como tomar hierbabuena

En relación a los usos medicinales de la hierbabuena, desde un punto de vista medicinal y terapéutico se trata de una planta que destaca por las siguientes cualidades y beneficios:

  • Beneficios digestivos: ayuda a aliviar los cólicos y las flatulencias, mejora las digestiones pesadas.
  • Propiedades como antiséptico: la infusión de hierbabuena puede ser utilizada en la elaboración de gargarismos, para tratar problemas bucales o dentales y para aliviar el dolor de garganta.
  • Cualidades analgésicas: ayuda a aliviar el dolor de cabeza y las migrañas, sobre todo si empapas un paño de algodón en la infusión fría de hierbabuena, y la aplicas sobre la sien dejando actuar durante media hora.
  • Virtudes relajantes: la hierbabuena también ayuda a aliviar la tensión nerviosa, siendo ideal en caso de estrés y ansiedad.

Para poder disfrutar de todas estas propiedades medicinales es importantísimo prestar atención a cómo tomar hierbabuena de la manera más adecuada y recomendada, sobre todo para saber cómo aprovecharnos de todas sus virtudes curativas y terapéuticas, pero sin excedernos nunca en su consumo.

En este sentido, la infusión de hierbabuena se convierte en una de las opciones más tradicionales y sencillas. Su elaboración es muy sencilla: sólo necesitas 4 o 5 hojas tiernas de hierbabuena y el equivalente a medio litro de agua. Pon esta cantidad de agua en un cazo y lleva a ebullición. Luego añade las hojas de hierbabuena y deja hervir durante 2 minutos. Pasado este tiempo apaga el fuego, tapa y deja en reposo otros 3 minutos, para finalmente colar y beber.

Aunque no es tan común encontrarlas en herbolarios y tiendas naturistas, las cápsulas de hierbabuena son otra opción útil a la hora de consumir esta planta medicinal. En este caso lo más aconsejable es seguir siempre la posología indicada en el envase. Aunque en la mayoría de los casos se suele recomendar tomar entre 1 a 2 cápsulas con cada comida, de forma que serán entre 3 a 6 diarias como máximo.

También puedes conseguir aceite esencial de hierbabuena en herbolarios y tiendas especializadas. De la misma forma que sucede con las cápsulas de hierbabuena, en el caso del aceite esencial es aconsejable seguir siempre la posología indicada en el envase. Este aceite puede ser ingerido en forma de pequeñas gotas añadidas a un gran vaso de agua, o bien aplicado en forma de masajes.

Algunas contraindicaciones de la hierbabuena a tener en cuenta antes de su consumo

No se aconseja el consumo de hierbabuena en las siguientes condiciones:

  • Problemas digestivos como hernia de hiato, acidez estomacal y úlcera digestiva.
  • Patologías y problemas del hígado.
  • Diarrea.
  • Colitis ulcerosa.
  • Embarazo y lactancia materna.

Imagen | Forest and Kim Starr

Previous ArticleNext Article