Pomadas y Cremas

Cómo hacer una pomada natural y casera

Descubre los pasos para hacer una pomada en casa, con una planta con beneficios medicinales para la piel tan conocida como la caléndula, totalmente natural.

Las pomadas son productos, generalmente que se presentan en forma farmacéutica, que se aplican sobre la piel porque son ricos en determinados principios activos. Por lo general este tipo de productos no poseen agua en su composición, característica principal por la que se diferencian de las cremas, además de ser ricas en grasas o en sustancias con propiedades similares.

Son elaboradas habitualmente con una base muy común, conocida científicamente con el nombre de Parafinum molle, aunque su nombre más popular es el de vaselina. Ésta consiste en una mezcla de hidrocarburos derivado del petróleo tanto sólidos como líquidos, de aspecto blanquecino y translúcida, untuosa al tacto y con un olor ciertamente característico.

Pomada casera

Aunque las pomadas pueden ser compradas en farmacias (las opciones más químicas y farmacológicas), o en herbolarios (las más naturales), ¿sabías que también puedes hacer una maravillosa pomada natural fácilmente en casa? En esta ocasión utilizaremos caléndula. Te explicamos cómo.

Remedio para preparar una pomada natural en casa

Ingredientes, ¿qué necesitas?

  • 30 gr. de flores secas de caléndula
  • 50 gr. de cera virgen
  • 1/2 l. de aceite de oliva virgen
  • 10 gotas de esencia de lavanda

Pasos para hacer una pomada natural

  1. Pon en un cazo el aceite de oliva.
  2. Añade las flores de caléndula y calienta durante 25 minutos. Debes impedir que hierva, por lo que no pongas el fuego muy alto y contrólalo.
  3. Pasados los 20 minutos retira del fuego y deja enfriar. Luego filtra las flores.
  4. Mientras, pon la cera en un bote de vidrio cerrado, al baño María.
  5. Una vez la cera se haya fundido agrega el aceite.
  6. Añade las gotitas de esencia de lavanda.
  7. Almacena y guarda en un bote de vidrio.

Cómo usar la pomada natural, y para qué sirve

Esta pomada es ideal para prevenir problemas cutáneos tan comunes como la dermatitis, para calmar las molestias causadas por las picaduras de insectos (como por ejemplo los mosquitos), es calmante y ayuda en la prevención de la piel seca.

Puedes aplicártela siempre que lo desees sobre la piel. Eso sí, es aconsejable lavarte bien la piel antes, y tenerla completamente seca.

Imagen | Nomadic Lass

Previous ArticleNext Article