Aceites esenciales

Cómo hacer aceite esencial de menta

Descubre los ingredientes y pasos necesarios para aprender a hacer aceite esencial de menta en casa, y disfrutar así de sus distintas cualidades, propiedades y beneficios medicinales.

La menta destaca por tener un sabor ciertamente refrescante, así como un aroma igualmente particular, el cual está asociado a la limpieza y a los espacios libres de contaminación, como pueden ser los bosques, los campos y los valles. Es una hierba conocida científicamente con el nombre de Mentha piperita, perteneciente a la familia de las Labiadas. Desde un punto de vista tanto medicinal como terapéutico se utilizan sobre todo sus hojas y flores, y sus usos son en realidad muy variados: se pueden disfrutar de sus cualidades medicinales en forma de infusión o bien elaborando un aceite esencial de menta.

Sobre sus características, se trata de una planta que puede alcanzar el metro de altura, con hojas dentelladas, con algunos vellos y flores purpúreas muy características en forma de clavo. Aunque podemos mencionar también otras dos variedades: la hierbabuena morisca conocida con el nombre de Mentha Aquatica, o la menta común conocida con el nombre de Mentha Spicata.

Receta de aceite esencial de menta

Ya los antiguos egipcios, los griegos y los romanos la utilizaban por sus efectos desintoxicantes, motivo por el cual la utilizaban comúnmente en sus grandes banquetes. Además, entre la población hebrea se constituía como un ingrediente indispensable en la elaboración de perfumes.

El aceite de menta, o aceite esencial de menta, se caracteriza por presentar un aroma penetrantante, gracias a su fragancia a mentol. Por ello se convierte en un remedio tradicional muy interesante a la hora de aliviar la congestión nasal y calmar la tos de forma natural.

Ingredientes necesarios para hacer aceite esencial de menta:

  • Hojas de menta fresca
  • Aceite de almendra o de germen de trigo

Pasos para hacer el aceite de menta:

En primer lugar es sumamente importante que, para la elaboración del aceite esencial de menta, utilices sólo aquellas hojas de menta que no estén dañadas y se encuentren libres de imperfecciones. Una vez hecho esto, sigue los pasos que te indicamos a continuación:

  1. Lava la menta en agua. Luego sacúdela bien y déjala secar sobre servilletas de papel.
  2. Introduce las hojas secas en la bolsa de plástico y séllala bien.
  3. Luego, con ayuda de un mazo de madera, golpéalas suavemente. De esta forma conseguirás que las hojas liberen su aceite esencial.
  4. Coloca ahora las hojas y el aceite en una jarra de vidrio, y cúbrelo todo con el aceite de almendra o de germen de trigo.
  5. Sella la jarra de vidrio y sacúdela bien.
  6. Deja reposar durante 24 horas.
  7. Luego cuela las hojas con ayuda de una estopilla, y reserva el aceite.
  8. Es conveniente que repitas este proceso durante 4 días, una vez por día, reutilizando el mismo aceite.
  9. Finalmente vierte el aceite esencial en una botella oscura y ciérralo, reservando en un lugar oscuro y fresco.

    Para qué usar el aceite de menta

    A continuación te indicamos algunos de los usos principales de este aceite:

    • Aplicado bajo la nariz ayuda a combatir la congestión nasal.
    • Aplicada bajo la nariz y sobre el pecho ayuda a aliviar la tos espasmódica.

    En caso de aplicar en niños pequeños nunca hacerlo directamente, sólo poner unas gotitas en el cuello del pijama, en la ropa o en la almohada.

    Imagen | iStock

    Previous ArticleNext Article