Terapias naturales

Cómo darse un baño de arcilla

¿Cómo tomar un baño de arcilla? Descubre los pasos útiles para darte un baño de arcilla y disfrutar así de sus diferentes beneficios y propiedades terapéuticas.

baño de arcillaLa arcilla es un producto de origen natural que está constituido por minerales en forma de granos. Cuando se combina con agua puede convertirse en un material sumamente moldeable, pero una vez se seca o es sometida al calor tiende a endurecerse.

Respecto a sus beneficios y cualidades, se convierte en un producto natural muy utilizado sobre la piel, gracias a que aporta propiedades suavizantes, regenerantes, cicatrizantes y nutritivas. Por ejemplo, ayuda a eliminar las impurezas que se acumulan en la piel, ayuda en la regeneración celular de la piel, aporta luminosidad, la suaviza y es útil contra el exceso de acné y grasa en la piel.

Lo más habitual a la hora precisamente de disfrutar de sus diferentes beneficios es aplicar la arcilla sobre la piel, una terapia completamente natural que se conoce habitualmente con el nombre de fangoterapia. Sin embargo, en los últimos años también está ganando adeptos otra práctica interesante: los baños de arcilla.

¿Cómo darse o tomar un baño de arcilla?

Los baños de arcilla podríamos asimilarlos a los baños relajantes o los baños medicinales, ya que pueden ser útiles para relajar nuestro organismo a nivel físico y mental, y también para poder disfrutar de sus diferentes cualidades preventivas o como tratamiento en dolencias y trastornos varios.

Para poder tomar un baño de arcilla, debemos en primer lugar llenar la bañera con agua caliente (también puede aplicarse agua fría, pero es preferible dejar esta opción para el verano, cuando realmente hace calor).

Coloca en la bañera de 5 a 10 kilos de arcilla, y deja que se disuelva poco a poco según el agua va tomando temperatura.

¿Cuánto tiempo debe durar el baño? Lo recomendable es que no supere los 30 minutos.

Imagen | Soil Science

Previous ArticleNext Article