Plantas medicinales

Caléndula: beneficios para la piel del bebé

Caléndula para la piel del bebé. Las cremas y aceites de caléndula aportan interesantes beneficios y propiedades para el cuidado de la piel del recién nacido y del bebé.

Los bebés, sobre todo cuando son recién nacidos, tienden a tener una piel sumamente sensible. Es muy común que la piel se les irrite más fácilmente, ya sea por el contacto habitual del pañal, por el roce de las ropitas e incluso por restos que quedan en la cara o las manos de la leche materna o de los alimentos que coma (si por ejemplo el bebé es más grande y ya ha pasado de la lactancia a la alimentación más sólida).

Por ello es siempre aconsejable mantener unas pautas básicas tanto de higiene como de cuidados, que ayuden a proteger la piel del bebé desde el principio, y que sobre todo ayuden de manera positiva y natural a la hora de evitar las irritaciones.

Beneficios de la caléndula para la piel del bebé

A la hora de ponerle las cremas y los aceites naturales para el bebé, existen determinadas plantas y hierbas que aportan interesantísimos beneficios y cualidades en el cuidado y protección de la piel. Es el caso de la caléndula.

La caléndula es una planta conocida científicamente con el nombre de Calendula officinalis, y popularmente con el nombre de maravilla, reinita o flor de muerto. Sus flores son muy características y se reconocen fácilmente, principalmente por su intenso color amarillo – naranja, y por estar precisamente en flor casi prácticamente todo el año.

En la actualidad podemos encontrarnos en el mercado con diferentes productos específicamente desarrollados para la piel de bebé, que cuentan con la caléndula como su principal ingrediente. Destacan en este sentido tanto las cremas de caléndula como el aceite de caléndula.

En el caso de la crema su aplicación sobre la piel del bebé ayuda a aportarle la hidratación y la protección que tanto necesita en los primeros meses, a la vez que es útil para estimular las distintas y diferentes funciones naturales de la piel de los más pequeños.

Mientras que el aceite es ideal para proteger la piel del bebé, ya que aporta un interesantísimo efecto protector y nutritivo, aportando a su vez calor, cualidades calmantes y limpiadoras.

Propiedades de la crema y del aceite de caléndula para la piel del bebé

La caléndula (tanto en aceite como en crema) aporta a la piel del bebé las siguientes propiedades y beneficios:

  • Protectora: al formarse una película ayuda a proteger la delicada y sensible piel del bebé, por eso es interesante su aplicación y utilización desde que el pequeño es un recién nacido.
  • Nutritiva: aporta interesantes nutrientes esenciales que estimulan la función natural de la piel.
  • Limpiadora: aplicada después del baño o tras el cambio del pañal, ayuda a limpiar la piel del bebé.
  • Calmante: ayuda a calmar las pieles sensibles e irritadas, un problema muy común en la piel del recién nacido.

¿Cuándo aplicar la caléndula en la piel del bebé?

Todo dependerá de si escojamos la crema de caléndula o el aceite de caléndula. Fundamentalmente son tres las ocasiones que podemos aprovechar para aplicar caléndula sobre la piel del bebé:

  • Con el cambio del pañal: por ejemplo, puedes empapar una toallita de papel y limpiar con ella el culito del bebé. Si utilizas la crema puedes aplicar un poquito en las zonas donde se han producido rozaduras del pañal.
  • Durante el baño: por ejemplo, al momento del baño, el aceite de caléndula es ideal para limpiar la piel del bebé, al ser muy suave.
  • Después del baño: justo después de secar el bebé tras haberlo envuelto en la toalla, el aceite de caléndula es ideal para aplicarle un masaje relajante.

Imagen|InAweofGod’sCreation

Previous ArticleNext Article