Remedios naturales

Baños para aliviar los pies cansados

Descubre 3 baños relajantes beneficiosos para aliviar los pies cansados, ideales para después de un día estresante y ajetreado.

Los pies cansados suelen aparecen sobretodo después de un día tan estresante como ajetreado, especialmente cuando hemos estado durante horas caminando o corriendo de aquí para allá, ya sea por puro placer (por ejemplo dando un paseo o haciendo compras), por el trabajo (si somos dependientes y trabajamos de pie), o haciendo recados.

Después, al llegar a casa, sentimos los pies sumamente cansados y doloridos; nos sentimos agotados, y como consecuencia de ello es posible que incluso nos llegue a costar conciliar el sueño. ¿El resultado? Evidentemente, al día siguiente volvemos a sentirnos cansados, precisamente por no haber podido dormir bien.

Baños para pies cansados

Una opción útil a la hora de aliviar los pies cansados es optar por hacer baños de pies, muy fáciles de preparar y de practicar. De hecho, son ideales después de un día ajetreado porque nos ayuda a relajarnos. A continuación te proponemos algunos baños para pies cansados que seguro te gustarán.

Baño caliente de sal gruesa

Se trata sin duda alguna de uno de los baños relajantes para pies cansados más sencillos y clásicos. Consiste en calentar un poco de agua y disolver en ella 2 cucharadas de sal gruesa. Luego sumerge los pies en la palangana y relájate durante 20 a 25 minutos.

Baño de lavanda y bicarbonato de sodio

Calienta agua, en cantidad suficiente como para que tus pies queden sumergidos en un barreño o palangana. Una vez caliente, disuelve 2 cucharadas de sal gruesa, 7 gotas de aceite esencial de lavanda y 3 cucharadas de bicarbonato de sodio.

Sumerge los pies y déjalos descansar hasta que el agua deje de estar caliente.

Baños para aliviar los pies cansados

Baño de manzanilla, laurel y menta

En un cazo grande hierve agua. Cuando el agua comience a hervir añade un puñado de menta, laurel y manzanilla. Deja hervir durante 15 minutos. Pasado este tiempo, apaga el fuego, cuela y pon el preparado de hierbas en la palangana. Añade si lo deseas una cucharadita de bicarbonato de sodio.

Imágenes | Basheer Tome / jenny downing

Previous ArticleNext Article