Feng Shui, Salud, Terapias naturales, Varios

Aprender a construir un Jardín Zen casero

jardin-zen-casa Hace algunos días te hablábamos del Jardín Zen en nuestra casa, unos jardines muy especiales (comúnmente de pequeño tamaño), que pueden convertirse en un verdadero y auténtico remanso de paz y tranquilidad.

Ello se debe a que, al igual que en Japón (lugar donde, por cierto, originalmente proviene esta filosofía), podemos utilizarlos para relajarnos mientras tratamos de alejarnos de las tensiones y preocupaciones diarias, o incluso de marcarnos objetivos con el rastrillo, haciendo el camino que debemos pasar para conseguirlo.

Pero, ¿de qué forma podemos construir un Jardín Zen casero? ¿Qué materiales debemos utilizar?´

Construir un Jardín Zen casero

Materiales necesarios

  • 1 madera rectangular que sirva de base.
  • 4 trozos de madera que sirvan de “muros” para que la grava o arena blanca o se salga (todos deben ser del mismo ancho).
  • Grava o arena blanca.
  • 3 o 4 piedras de pequeño tamaño.
  • Un rastrillo pequeño.
  • Barniz.
  • Pintura negra.
  • Brocha.
  • 4 tachas.
  • Martillo.

Aprender a construir un Jardín Zen casero

1) En muchas carpinterías pueden darte ya las maderas cortadas con el tamaño que tú les des. Recuerda que debes escoger primero el tamaño de la madera base, para luego saber cuánto deben medir las maderas que servirán de muro para formar el rectángulo. Eso sí, éstas no deben tener mucho alto, de 0,5 a 1 centímetro.

2) Una vez tengas las maderas, trata de lijarlas un poco para eliminar las asperezas que puedan tener. Una vez hecho esto, barniza toda su superficie. Espera a que se seque.

3) Cuando el barniz esté seco, píntalo de negro. Es posible que sólo tengas que darle una mano de pintura. En caso de que así lo desees, puedes darle otra mano más.

4) Ahora deberás juntar todas las partes con las tachas, colocándolas en la parte de abajo y ayudándote con un martillo. Debes golpearlo hasta que se introduzca todo y no sobresalga, para evitar que el Jardín Zen esté desequilibrado.

5) Una vez hecho esto, ya puedes colocar la grava o arena blanca en su interior, y utilizar el rastrillo para distribuirla mejor. Luego coloca las piedras a tu gusto, e incluso puedes colocar un poco de musgo, o incluso una pequeña figurilla de Buda.

Previous ArticleNext Article