Fitoterapia, Plantas medicinales

Alcaravea: propiedades y beneficios

Propiedades medicinales de la alcaravea

Propiedades de la alcaravea, una planta que aporta beneficios digestivos contra la flatulencia y los cólicos intestinales. Descubre más sobre los beneficios de la alcaravea, así como sus virtudes medicinales más importantes.

Propiedades alcaraveaAunque no tan conocida como la alcachofera, el cardo mariano o el diente de león, la alcaravea también se convierte en una planta medicinal excelente para diferentes trastornos o problemas digestivos.

Y es que aunque las plantas indicadas anteriormente son sumamente adecuadas a la hora de depurar el hígado y prevenir diferentes trastornos digestivos en general, la alcaravea es ideal en casos de flatulencias.

Conocida científicamente con el nombre de Carum carvi, la alcaravea pertenece a la familia de las Umbelliferae.

De ella se utilizan en fitoterapia principalmente sus semillas, destacando la acción farmacológica de la alcaravea como antiespasmódica, carminativa, expectorante, antimicrobiana, estimulante y astringente, entre otros.

Beneficios de la alcaravea

Tal y como te exponíamos de manera muy resumida al comienzo de esta nota, una de las propiedades de la alcaravea más destacables pasa por su utilización a la hora de calmar los molestos síntomas ocasionados tanto por la flatulencia como por los cólicos intestinales.

En caso de diarrea, resulta especialmente útil por su efecto astringente. Mientras que también ayuda a la hora de estimular el apetito.

Resulta a su vez especialmente útiles para mujeres, ya que gracias a su efecto antiespasmódico es recomendada para calmar los dolores de la menstruación (una de las principales causas del dolor de ovarios).

No debemos olvidarnos tampoco de su clásica utilización popular para aumentar la secreción de leche en madres lactantes.

Administrada como gargarismos, ayuda a aliviar las molestias en caso de laringitis, bronquitis y asmas bronquiales.

Cómo preparar la infusión de alcaravea

Para preparar la infusión de alcaravea, lo primero que debes hacer es utilizar de 1 a 2 cucharaditas de semillas de alcaravea y el equivalente a una taza de agua.

Hierve el agua y en el momento en que entre a ebullición, añade las semillas de alcaravea. Deja hirviendo 3 minutos, y luego apaga el fuego y deja en reposo otros 3 minutos, tapando el cazo. Finalmente cuela y bebe.

No obstante, si quieres elaborar una infusión deliciosa disfrutando de todas las virtudes que te pueden ofrecer las plantas medicinales, te aconsejamos leer nuestra guía especial sobre cómo hacer una infusión.

Previous ArticleNext Article